Pepe Sand: «Hace tres años me fui a Segunda, a terminar mi carrera allí»

TORRE DE MARATHÓN

David Fernandez | EFE

El trabajo con un psicólogo fue clave en la recuperación del punta, que atraviesa su mejor momento a los 37 proclamándose subcampeón y máximo goleador de la Copa Libertadores

23 nov 2018 . Actualizado a las 18:38 h.

«Mi viejo era arquero, así que cuando empecé a tener noción de la pelota mi primera misión era atajar. Y me iba bien atajando, pero si me hacían goles y perdíamos llegaba llorando a casa y tenía pesadillas por la noche; así que mi vieja le pidió a mi viejo que me cambiara para ser delantero, le dijo que no podía atajar más. La vieja fue la que me vio el alma de delantero». Pepe Sand (Bella Vista, Corrientes, 1980) es ariete por parte de madre, y lo explica por teléfono desde Argentina, donde acaba de llevar a Lanús a rozar el sueño de una Copa Libertadores.

-Máximo goleador de la Libertadores a los 37, el de más edad en lograrlo en esa competición.

-Sí. Han sido dos años muy buenos. Estoy muy contento. Fueron dos goleos: uno en el campeonato y otro en la Libertadores.

-No ha sido nada fácil llegar ahí.

-No. Muy difícil. Cuando volví a Argentina se dieron tres temporadas muy malas y tuve que pasar por un equipo de Nacional B. Ahí logré recuperarme y volver a un club al que quiero mucho. Hace tres años no encontraba club y apareció uno del lugar donde yo nací. Aproveché para ir a Corrientes, a Segunda, a terminar mi carrera allí. Pero las cosas fueron bien, me vio un entrenador de un equipo de Primera (Aldosivi) y me volvió a contratar.