Germán Lux, criticado por Enzo Francescoli, en el ojo del huracán en River Plate

El director deportivo de River Plate, Enzo Francescoli criticó al exdeportivista: «Vino por necesidad, buscamos un portero de primer nivel pero no llegó»


Tras seis temporadas en el Deportivo, Germán Lux vio cumplido su deseo de regresar al club del que siempre fue hincha y al que en varias ocasiones como jugador herculino mostró su deseo de volver; River Plate.

El guardameta de 35 años aterrizó en el mes de agosto y ha sido un fijo para Marcelo Gallardo como meta titular del gigante argentino. Sin embargo, en los últimos siete días el club de Buenos Aires ha vivido una de las peores semanas de la temporada, siendo derrotado en las semifinales de la Copa Libertadores ante Lanús y cayendo cuatro días después en el Gran Clásico del fútbol argentino ante Boca Juniors (2-1).

En los dos partidos la figura de Germán Lux ha quedado muy señalada por algunos críticos, que señalan su bajo rendimiento y le culpabilizan de algunos goles recibidos. Incluso, el responsable de fichajes de River Plate, el exjugador Enzo Francescoli realizó una dura crítica a Lux explicando su fichaje este verano: «Lo fichamos por necesidad, fuimos a por Romero, Guzmán y Armani pero no quisieron venir. Buscamos a un portero de primer nivel, pero nunca llegó».

Tras estas declaraciones Lux pidió explicaciones a Francéscoli, quien le pidió disculpas tras una charla después de la última sesión de entrenamiento de River Plate. Pese a este último episodio la figura de Lux en River Plate queda en entredicho, el exjugador del Dépor llegó con el objetivo de llenar el vacío de Marcelo Barovero, que se marchó al Necaxa mexicano. Hasta el momento, el sueño de Lux de jugar en River se está tornando en una pesadilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Germán Lux, criticado por Enzo Francescoli, en el ojo del huracán en River Plate