Solvencia por encima de las bajas


El portero que empezó la liga como titular sigue de baja, el central de referencia descansó para que remitan sus molestias físicas, el capitán lleva un mes sin jugar y el punta más deseado solo entró al final por el riesgo a una recaída. En la alineación del Dépor no había rastro de la imaginaria columna vertebral de finales de agosto, y encima otros dos de sus jugadores más determinantes y versátiles, como Adrián y Carles Gil, tampoco tienen el alta todavía. Conviene no olvidar la precariedad con la que el Deportivo se plantó en Ipurúa. Porque tampoco es justo que se instale una permanente y autodestructiva sensación de insatisfacción alrededor de un equipo que apunta síntomas de mejoría. Esta vez, el empate deja un puñado de buenas noticias para el Deportivo: apuntala la defensa, la calamidad que desangró el principio de Liga, foguea una joya de 18 años en la portería y recupera la versión más solvente de jugadores que van a ser muy necesarios de aquí a final de Liga como Sidnei y Guilherme.

Es cierto que nadie recordará esta visita del Deportivo al Eibar cuando termine la temporada. No hubo espacio para el preciosismo en Ipurúa. ¿Quién lo esperaba? Pero el empate debe ayudar a construir un equipo ilusionante.

Mel se la jugó con Francis, y acertó. No duda en agitar el once en busca de soluciones. Aunque una parte del entorno se empeñe en ver un entrenador tribunero que toma decisiones para contentar a la grada, en realidad no se ha ahorrado decisiones difíciles dentro del vestuario. Como al sentar a un Sidnei irreconocible, o al prescindir de veteranos de peso en el vestuario como Navarro, otro de los capitanes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Solvencia por encima de las bajas