Redacción

Armarse bien para crecer. Con esta idea se plantó el Deportivo en Ipurúa, en un partido de esos en los que la seriedad prima sobre cualquier otro aspecto en pro de dar por buena la última victoria, seguir sumando puntos y no tener que mirar, de nuevo, hacia abajo.

La escuadra de Pepe Mel rascó un valioso punto (0-0), que en otras circunstancias hubiera sabido a victoria, pero que la pobreza que exhibió el Eibar provocó una sensación de haber dejado escapar una oportunidad única de ganar a domicilio 16 partidos después.

 

La apuesta del técnico madrileño por Francis (un valor de futuro para el Dépor) en la portería y por la altura de Albentosa para cubrir la baja de Fabian Schär le salió bien a la hora de frenar la sangría de goles que estaba padeciendo el equipo en este inicio de Liga. Los blanquiazules, que habían encajado 8 tantos en los tres anteriores encuentros como visitantes, se fueron de Ipurúa con la puerta a cero y una sensación de tranquilidad desconocida en el presente ejercicio. El portero, aun sin verse sometido a grandes exigencias, cumplió en su debut en Primera, con solo 18 años. El central demostró que está para mucho más que quedarse fuera de la convocatoria cada semana.

Y con esta base, Mel construyó un equipo menos vistoso que en otras ocasiones, pero más firme ante un previsible Eibar que no es ni de lejos el de anteriores temporadas. El de Mendilibar se ha convertido en un conjunto anárquico, frágil en defensa y romo en ataque.

Ante el cálculo del intento de salida local a morder, el Dépor aguantó el pequeño orvallo que no llegó a chaparrón eibarrés de los primeros veinte minutos. A partir de ahí, trató de combinar e incluso tuvo un par de ocasiones de Andone, que en la primera vio cómo Dmitrovic se anticipaba a su carrera y en la segunda no tuvo paciencia y mandó demasiado alto otra contra. Tuvo más oportunidades de llegar, pero falló una correcta selección en el último pase. Nada que registrar del ataque azulgrana en la primera parte más que el esperado abuso de centros laterales en busca de Sergi Enrich y Kike García.

Tras la reanudación, el Dépor, que había terminado mucho mejor la primera parte y dando sensación de que podía seguir creciendo tras el descanso, dio un paso atrás y se dejó amedrentar, al menos del medio del campo para delante, por un Eibar más voluntarioso que peligroso.

Pero tanto conceder acaba provocando ocasiones, casi más por probabilidad que por buen hacer. Y ahí surgió la figura de Francis que no se puso nervioso y supo tapar bien los atisbos de peligro locales, bien protegido, además, por la guardia pretoriana que formaron Sidnei y Albentosa.

Los minutos transcurrían, el partido no mejoraba, pero el Dépor empezaba a acariciar su segundo punto como visitante de la temporada, que le asegura recibir al Girona la próxima jornada en puestos de permanencia, lo que hace solo dos semanas parecía difícil de conseguir.

Ficha técnica:

0 - Eibar: Dmitrovic; Capa, Arbilla, Oliveira, Ramis (Lombán, min. 70), Juncá (Cote, min. 70); Dani García, Escalante; Kike (Charles, min 84), Enrich, Jordán.

0 - Deportivo: Francis; Juanfran, Albentosa, Sidnei, Luisinho; Celso, Guilherme; Cartabia (Bakkali, min. 82), Çolak (Lucas Pérez, min 86), Valverde (Borja Valle, min. 71); Andone.

Árbitro: Jaime Latre. Amonestó por el Eibar a Dani García y al visitante Borges.

Incidencias: 5.125 espectadores en una soleada y calurosa mañana otoñal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El Deportivo suma un punto de apuesta de futuro ante el Eibar