Diez recuerdos de 1.500 días de amor

TORRE DE MARATHÓN

Luisinho repasa su etapa blanquiazul tras firmar la renovación hasta el año 2020

10 oct 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Fue el 13 de agosto del 2013 cuando el Deportivo anunciaba la llegada de un lateral zurdo portugués de 27 años, que dos temporadas antes había sido la sensación de la Liga lusa, lo que le había permitido fichar por el Benfica. Mil quinientos dieciocho días después, Luis Carlos Correia Pinto Luisinho (Oporto, 5 de mayo de 1985), firma su segunda renovación, esa que lo hará permanecer en A Coruña hasta junio del 2020. Minutos después de escenificar este nuevo acuerdo con el club hace balance de los cuatro años vividos en A Coruña. De sus grandes momentos. Y también de los tristes. Diez historias de alegrías y reveses transcurridos durante mil quinientos días de amor blanquiazul. 

fichaje

«Iba camino de Oporto pensando: 'Dios mío, ¿dónde me he metido?'» 

«Tuve un inicio un poco complicado. Venía de una situación privilegiada en el Benfica, en donde tenía seguro que, pasara lo que pasara, yo iba a cobrar mi contrato. Fiché por el Deportivo sin saber que la situación aquí era tan complicada. Me encontré una realidad completamente diferente a la que me habían contado. No podía firmar. Tenían que liberar jugadores. Y Ernesto Bello me recomendó que regresara a Lisboa para que trataran mientras el asunto. Iba de regreso con mi representante y pensaba: ‘‘Dios mío, ¿dónde me he metido?’’ Y le dije que con lo feas que estaban las cosas, casi era mejor buscarse otra opción. Pasó una semana, nos llamaron de nuevo y volvimos aquí. Pero estaba con miedo. Tenía compañeros que habían jugado aquí y me decían que el club era muy bueno, la afición espectacular, pero que no contara con cobrar. Pero, bueno, asumí el reto y ahora estoy feliz». 

debut

«Mi estreno fue sensacional. Ganamos 0-3 en Sabadell» 

«Una semana antes de debutar había presenciado en Riazor el partido contra el Córdoba. El Dépor había perdido ante 20.000 personas en el campo que no dejaban de animar. Ese día comencé a descubrir un poco lo que era este club. A la semana siguiente, mi estreno fue sensacional. Ganamos 0-3 en Sabadell».

estreno goleador

«Actuando de interior, le marqué al Mallorca en Riazor»

«Mi primer gol fue actuando de interior, le marqué al Mallorca en Riazor. Llegó en un momento en el que, además, empezábamos a respirar y pensar que el ascenso era posible. Cuando iniciamos la competición, el objetivo era salvar la categoría e intentar no pasar apuros. Pero llegaron los buenos resultados y cuando nos enfrentamos al Mallorca, ya aspirábamos a todo». 

ascenso

«Retrasé el control antidopaje para festejar en el campo» 

«Fue una cosa única. Una de las más bonitas que viví como futbolista. Había sido un año muy difícil. Pensábamos que no era posible ascender, pero la unión del grupo resultó clave. Hay que reconocer que fue un poco de milagro porque había plantillas mejores que la nuestra, pero con capacidad de trabajo y espíritu de sacrificio fuimos mejores. Y después de un año duro, llega el ascenso y resulta que tengo que pasar control antidopaje. Recuerdo al médico diciéndome que no podía ir a celebrar con mis compañeros, porque nos iban a multar. Le respondí que yo pagaría la multa. Y me marché al campo. La fiesta fue genial. Luego el paseo por la calle en el bus resultó sensacional». 

primera división

«Perdimos en Granada, pero fue especial» 

«Todo futbolista sueña con alcanzar la máxima categoría en el país en el que juega. Cuando llegamos a Primera fue un alegrón. El primer partido, perdimos en Granada, pero fue especial. Luego llegaron otros duelos. Barcelona, Madrid, Atlético de Madrid... Recuerdo, con especial cariño, la primera vez que visité el Bernabéu. Había coincidido unos días antes en un restaurante de Madrid con Cristiano Ronaldo. Hablamos un rato y le propuse intercambiar la camiseta. Ese día estaba molesto porque no había marcado, pero a la conclusión del partido, se dirigió a mí y nos la cambiamos. Perdimos 2-0, pero de forma injusta. Habíamos jugado un buen partido». 

el brazalete

«Cuando Mel me lo dio en Oporto, sentí gran emoción» 

«Había sido capitán en varios partidos de pretemporada. Pero el día que jugábamos en Oporto, también era titular Mosquera, así que no pensé que fuera a llevar el brazalete. Pero el míster tuvo un gran gesto. Cuando me lo dio, sentí una gran emoción. Me dijo que estaba en mi casa y que quería que lo llevara yo. Siempre se lo agradeceré».

«Arribas y yo hablamos de lo sucedido, admitimos nuestro error y ahora nos respetamos»

Los momentos de Luisinho en el Deportivo no fueron todos agradables. Ni mucho menos. En estos años hubo un capítulo negro de su historia. Sucedió el 15 de agosto del 2015 cuando protagonizó una pelea con Arribas durante un entrenamiento. Tras ese día quedó marcado para Víctor Sánchez del Amo, que lo quiso echar del Deportivo.