El aplauso de igualar dos goles en contra no hay quien se lo quite al Dépor, pero quemados los cartuchos del plan A y el B, le faltó munición para el C y sumar los tres puntos frente a una Real Sociedad que demostró en Riazor las razones del pleno de triunfos con que está abriendo la Liga. A los coruñeses les pilló el toro en el nefasto arranque, cuando encajaron dos goles en solo cuatro minutos, pero tampoco dispusieron de un portero capaz de defender la red cuando el rival apretabó. Es verdad que al equipo blanquiazul el partido se le hizo eterno, que se le acabó la partitura y no supo seguir tocando, pero, con el recién llegado Pantilimon en el banquillo, tampoco pudo agarrarse a Tyton, quien puso unos cimientos de barro a una remontada inconclusa. Toca esperar a la cuarta jornada para optar a estrenar el casillero de triunfos. Con las banderillas del 5-1 del pasado año, los jugadores de la Real salieron picados en el orgullo y en solo cuatro minutos ya habían marcado dos goles, obra de Juanmi e Illarramendi cuando el público aún se sentaba.

El Dépor volvió a jugar con Guilherme y Mosquera muy cerca y en paralelo, mientras ni Cartabia ni Bruno se asomaban por el centro más que en acciones individuales. El perfil similar de los dos mediocentros no ayuda, pero no tiene explicación la torrija con que los deportivistas saltaron al césped, como adormecidos y superados una y otra vez por un rival no solo talentoso, sino que salió con el cuchillo entre los dientes.

Se oyeron hasta de los primeros silbidos, dedicados a las indecisiones de un equipo incapaz de buscar las cosquillas de un rival cómodo. Solo cuando los dos mediocentros se escalonaron y actuaron más en rombo, el Dépor comenzó a carburar, aunque el gol llegó en otro milimétrico centro de Schär desde la defensa hacia su izquierda. Esta vez el suizo halló la espalda de la defensa rival, por donde Adrián se coló para colocar el balón con la derecha lejos del alcance de Rulli.

El partido volvió a empezar y, ahora sí, el equipo coruñés jugaba enchufado e intenso, de la única manera que podrá protagonizar por fin un año tranquilo. Esta vez Mel acertó de plano al regreso al campo. Lucas, quien había calentado en el intermedio, entró en juego en medio del delirio general a los cinco minutos. Y llegó el empate. Centró Cartabia, Adrián saltó más que Odriozola y Andone fusiló a Rulli.

El cambio de talante local quedaba asegurado, pero la Real no se amilanó y el partido corría de área a área, algo que a los coruñeses no les convenía, debido al talento de los atacantes donostiarras y el mal partido de Tyton, incapaz de parar un solo remate de peligro en todo el partido. Salvó Schär bajo palos y, poco después, Íñigo Martínez cruzó demasiado. El entrenador deportivista movió la pizarra por dos veces. Los coruñeses pasaron a jugar por un instante con tres mediocentros (entró Valverde) y tres delanteros, pero Lucas demostró que aún le falta gasolina y cuando los deportivistas trataban de recuperar el control, salió Bakkali y la hemorragia por el medio resultó incontenible. El 2-3 llegó en un córner que Llorente remachó bajo palos y el 2-4, tras un eslalon de Illarramendi cuyo disparo Tyton tampoco atinó a parar.

Ficha técnica:

2 - RC Deportivo: Tyton; Juanfran, Schär, Sidnei, Luisinho; Fede Cartabia (Fede Valverde, min.64), Guilherme, Mosquera, Bruno Gama (Lucas Pérez, min.49); Adrián López y Florin Andone (Bakkali, min.71).

4 - Real Sociedad: Rulli; Aritz, Íñigo Martínez (Llorente, min.66), Odriozola, Kevin Rodrigues; Illarramendi, Zurutuza, Xabi Prieto; Januzaj (Carlos Vela, min.73), Juanmi (Canales, min.54) y Willian José.

Goles: 0-1, min.3: Juanmi. 0-2, min.4: Illarramendi. 1-2, min.27: Adrián López. 2-2, min.50: Andone. 2-3, min.82: Llorente. 2-4, min.86: Illarramendi.

Árbitro: Munuera Montero, del colegio andaluz. Mostro amarilla a Juanmi (min.44), Kevin Rodrigues (min.54) y Odriozola (min.80) por parte de la Real Sociedad.

Incidencias: Partido de la tercera jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Riazor ante 21.942 aficionados, según el Deportivo. En el descanso, el club coruñés presentó a las 39 jugadoras de sus equipos femeninos y homenajeó a Nuria Rábano, que pisó el césped con la camiseta de la selección española, con la que se proclamó campeona de Europa sub-19 en agosto, aunque solo pudo jugar los dos partidos del torneo por un esguince de tobillo.

Votación
14 votos
Comentarios

El Dépor se ahoga en la orilla ante la Real Sociedad y cae en Riazor