Versatilidad a disposición de Mel

TORRE DE MARATHÓN

LOF

El cierre del mercado ha dejado al técnico una plantilla que le ofrece muchas variables tácticas

04 sep 2017 . Actualizado a las 17:03 h.

Una plantilla más larga de la prevista pero con enorme versatilidad y que da a Mel un sinfín de opciones para plantear los partidos. Es el grupo de 25 futbolistas, más los canteranos, con los que el entrenador madrileño tendrá que trabajar durante los próximos meses para lograr la permanencia evitando el sufrimiento de años anteriores.

Aparentemente, un plantel superior al del pasado ejercicio en que se doblan todas las posiciones y en algunos casos incluso hay más de dos opciones para ese puesto. De esta manera, el primer problema con el que se encontrará el entrenador será a la hora de los descartes, puesto que cada semana tendrá que dejar 7 futbolistas, sin contar con los del filial, sin vestirse. Algunos de ellos, jugadores que la pasada temporada gozaron incluso de muchos minutos.

Sin embargo, esta amplitud de plantilla y polivalencia permitirá a Pepe Mel disponer de numerosas opciones para situar a sus hombres sobre el campo, dependiendo del rival y de las necesidades. La línea defensiva parece tenerla clara el técnico madrileño, con Juanfran, Schär, Sidnei y Luisinho. Y a partir de ahí, son múltiples las posibilidades.

4-3-3

El esquema más utilizado en pretemporada fue con tres mediocentros. El hecho de disponer de 5 mediocentros en la plantilla, además de otros futbolistas a los que puede adaptar en esa demarcación, llevó a Mel a utilizar el 4-3-3 durante la mayor parte de la pretemporada.

Con este esquema, el equipo buscaba la posesión del balón, además de presionar arriba con los hombres más adelantados y los mediocentros alternándose para ir a presionar la salida del esférico.

A la hora de encajar las piezas también se le presentan múltiples alternativas, tanto para establecer quiénes serán los tres mediocentros (Guilherme y Mosquera parecen fijos por lo visto hasta ahora) como de cara a la parte de arriba, en donde incluso podría actuar con los tres puntas: Lucas echado a una banda, Adrián a la otra y Andone como referente ofensivo.

4-2-3-1

El dibujo que prefería antes de la llegada de Lucas PérezLo probó en el Teresa Herrera, le dio buen resultado y destacó que era el esquema que más le gusta: dos mediocentros, tres mediapuntas y un delantero centro. Sin embargo, con la llegada de Lucas, sería dejar mucho delantero en el banquillo.

4-4-2

Sitio para Lucas y Andone. Con el tradicional sistema de cuatro centrocampistas y dos delanteros, Mel vería solucionada la papeleta de no tener que elegir entre Andone y Lucas. Pero el equipo perdería posesión, al prescindir de un mediapunta. Sería una buena opción para encuentros en los que quisiera explotar el contragolpe.