El Deportivo busca nueva columna vertebral

Peina el mercado con las prioridades de la portería, la defensa, el mediocentro y la delantera


a coruña / la voz

El nuevo proyecto deportivista pasa por reforzar aquello que el sabio Luis Aragonés denominaba como el pasillo de seguridad de un equipo y se compone de los jugadores que ocupan el carril central, es decir, el portero, un defensa, el mediocentro y el delantero. Son las demarcaciones que canalizan gran parte del juego y desde las que Mel desea plantar las semillas de las que florecerá la competitividad que tanto se echó en falta en el Deportivo durante esta temporada. Este será el perfil del nuevo Dépor, avanzado por el técnico en sus últimas declaraciones, cuando se refirió a que su equipo debía mirarse en el espejo de aquellos equipos que, sin una plantilla mejor sobre el papel a la que él manejó, sí que había ofrecido un rendimiento capaz de llevarlos hacia la zona media alta de la tabla. «Esas características de liderazgo, de fortaleza, de querer mejorar y ser los mejores, de no conformarse con lo que hay... eso es el deporte profesional y a lo que tenemos que aspirar todos», dijo.

El equipo coruñés desea dar un salto en la posición de mediocentro. Se da por segura la continuidad de Guilherme, sobre el que hay una opción de compra que ronda los 4,5 millones de euros y solo faltaría afinar los plazos de pago con el Udinese, el club propietario de su ficha, para considerarlo deportivista a todos los efectos. El brasileño encaja en el perfil trazado por Mel, que valora su carácter competitivo y fiabilidad en todas las situaciones. 

Organizador

Pero la incorporación de Guilherme no tiene por qué cerrar los refuerzos en el mediocentro, donde también interesa un organizador, un jugador capaz de llevar el peso del nuevo estilo deportivista. En este caso se podría tratar de un futbolista en préstamo (pues el gran desembolso en esta posición ya se hace con Guilherme), pero su llegada multiplicaría las posibilidades del fútbol deportivista. Sería un jugador distinto a los cuatro en plantilla, pues Bergantiños, Mosquera, Borges y Juan Domínguez (que volverá del Mallorca, aunque tiene difícil seguir) cuentan con contrato en vigor. Cualquiera de estos tres primeros parece más cómodo por delante de la defensa o, como en el caso del costarricense, incluso con libertad para incorporarse por sorpresa al área rival.

La portería se revela como unas de las posiciones más delicadas de cualquier plantilla. Es vital que los protagonistas de esta posición cuenten con la confianza del cuerpo técnico y que con su rendimiento sean capaces de insuflar esta misma tranquilidad a sus compañeros. De cara a la próxima temporada, el Deportivo dispone de Rubén y el polaco Tyton, pero el club desea la continuidad de Davy Roef, que cuenta con el aval de su buen rendimiento en los entrenamientos de la segunda mitad del curso y el único partido que disputó.

En circunstancias ideales, el Deportivo soñaría con abrir la próxima temporada con el meta belga y uno de los dos citados en pugna por la titularidad. El ascenso del Fabril, que podría plasmarse este domingo (12.00 horas) en Riazor, abriría la puerta a que el filial también se reforzase en esta posición y hasta que el titular en Segunda B compaginase esta condición con la de tercer portero del primer equipo. 

Nuevo central

Las flechas de la dirección deportiva también apuntan hacia un nuevo central. Se busca seriedad, firmeza y compromiso. Actualmente cuenta con cinco futbolistas con contrato en vigor en esta demarcación, Sidnei, Arribas, Albentosa, Insua y Róber, pero hay que abordar cada situación por separado. La posible marcha del brasileño, que está a punto de adquirir la nacionalidad española, pone en guardia al Deportivo, que desea cubrirse las espaldas con un refuerzo de garantías. Arribas, con contrato hasta el 2018, se considera un buen complemento, pero nunca el líder de la zaga en el nuevo proyecto.

El caso de Albentosa levanta ampollas, porque su fichaje supuso un desembolso para el club, pero su rendimiento no ha estado a la altura. Comenzó como titular, pero conforme avanzó la competición perdió esta condición. Su compromiso se alarga hasta el 2020. Insua y Róber comparten origen en la cantera, pero su futuro parece diferente. El futbolista prestado al Leganés las dos últimas campañas regresará a Abegondo para hacer la pretemporada. Mel tendrá la última palabra sobre su permanencia en la plantilla. La presencia de Róber en el verano deportivista parece más en duda debido a las ganas del Levante por retenerlo y también al interés del Dépor por uno de sus compañeros, el también coruñés Jason Remeseiro.

Un punta de unas características complementarias con Andone

El punto caliente del verano deportivista correrá a cargo de la búsqueda de un nuevo goleador. Con Lucas como gran objetivo reconocido, el Deportivo es consciente de la extrema dificultad de una operación que depende de múltiples factores para que finalmente se plasme finalmente y suponga el regreso a Riazor del ídolo coruñés. Después de que el Arsenal no alcanzase la clasificación para la próxima Champions, quizá algunos de sus mejores jugadores hagan las maletas. Además, sigue en el alero la continuidad de Wenger como entrenador, aunque este espera resarcirse durante la final de la FA Cup que este sábado disputará contra el Chelsea. Cualquier novedad en la plantilla o el banquillo afectaría a la permanencia o no del delantero en Londres, para quien el verano se avecina largo. En este momento, lo único claro es que el Dépor bebe los vientos por él y que Lucas desea cambiar su situación de la pasada temporada, jugar con continuidad y ganar posibilidades de que su nombre figure en los planes de la selección española de cara al próximo Mundial. 

Marlos y Riera

Mel y la dirección deportiva desean incorporar un delantero complementario a Andone, un jugador que no dependa tanto de su presencia en el área para ayudar a ganar más partidos que la temporada recién acabada. Podría tratarse de un buen rematador, pero entonces también con cualidades para participar en el juego y enlazar con su compañero, o incluso otra posibilidad sería que pudiese alternar la posición de delantero de referencia con la de mediapunta, como enlace entre el centro del campo y el ataque, pero con más afán por chutar a portería y con olfato goleador. En cualquier caso, se busca un jugador distinto a los que el Dépor ya tiene en plantilla. Cabe recordar que Marlos podría seguir en A Coruña, pues el acuerdo de cesión con el Manchester City contemplaba la posibilidad de seguir un segundo año, y que Riera regresará después de una agridulce temporada de préstamo en el Osasuna, donde no pudo lograr el objetivo de la permanencia. El barcelonés finaliza su contrato en el 2018.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Deportivo busca nueva columna vertebral