El Deportivo busca nueva columna vertebral

Pedro José Barreiros Pereira
pedro barreiros A CORUÑA / LA VOZ

TORRE DE MARATHÓN

GONZALO BARRAL

Peina el mercado con las prioridades de la portería, la defensa, el mediocentro y la delantera

25 may 2017 . Actualizado a las 10:58 h.

El nuevo proyecto deportivista pasa por reforzar aquello que el sabio Luis Aragonés denominaba como el pasillo de seguridad de un equipo y se compone de los jugadores que ocupan el carril central, es decir, el portero, un defensa, el mediocentro y el delantero. Son las demarcaciones que canalizan gran parte del juego y desde las que Mel desea plantar las semillas de las que florecerá la competitividad que tanto se echó en falta en el Deportivo durante esta temporada. Este será el perfil del nuevo Dépor, avanzado por el técnico en sus últimas declaraciones, cuando se refirió a que su equipo debía mirarse en el espejo de aquellos equipos que, sin una plantilla mejor sobre el papel a la que él manejó, sí que había ofrecido un rendimiento capaz de llevarlos hacia la zona media alta de la tabla. «Esas características de liderazgo, de fortaleza, de querer mejorar y ser los mejores, de no conformarse con lo que hay... eso es el deporte profesional y a lo que tenemos que aspirar todos», dijo.

El equipo coruñés desea dar un salto en la posición de mediocentro. Se da por segura la continuidad de Guilherme, sobre el que hay una opción de compra que ronda los 4,5 millones de euros y solo faltaría afinar los plazos de pago con el Udinese, el club propietario de su ficha, para considerarlo deportivista a todos los efectos. El brasileño encaja en el perfil trazado por Mel, que valora su carácter competitivo y fiabilidad en todas las situaciones. 

Organizador

Pero la incorporación de Guilherme no tiene por qué cerrar los refuerzos en el mediocentro, donde también interesa un organizador, un jugador capaz de llevar el peso del nuevo estilo deportivista. En este caso se podría tratar de un futbolista en préstamo (pues el gran desembolso en esta posición ya se hace con Guilherme), pero su llegada multiplicaría las posibilidades del fútbol deportivista. Sería un jugador distinto a los cuatro en plantilla, pues Bergantiños, Mosquera, Borges y Juan Domínguez (que volverá del Mallorca, aunque tiene difícil seguir) cuentan con contrato en vigor. Cualquiera de estos tres primeros parece más cómodo por delante de la defensa o, como en el caso del costarricense, incluso con libertad para incorporarse por sorpresa al área rival.