El Deportivo deja escapar ante Osasuna la salvación matemática

El equipo coruñés remonta con dos goles de Guilherme pero, en otra pobre actuación, se deja empatar ante un rival que sólo se jugaba el orgullo y pudo acabar ganando


La Voz / Redacción

No hay remedio para este Deportivo, un equipo sin alma y deslabazado en lo futbolístico, incapaz de mantener una ventaja que hizo poco para conseguir ante un colista Osasuna, ya descendido y con registros cercanos a históricos, de tan pobres. El 2-2 final bien pudo ser un 3-2 si la pierna de Fernando Navarro hubiese llegado medio segundo más tarde en la última ocasión de Osasuna, un equipo corajudo, tan novato e inexperto como entregado, que acabó el partido agradeciendo a la grada su paciencia y apoyo en una temporada en la que la permanencia la tuvo lejos del alance. Difícil imaginar un escenario similar con este Dépor, que desperdició un extraño doblete de Guilherme y una ventaja en el segundo tiempo para cerrar de una vez por todas la permanencia. En otro partido decepcionante, los coruñeses siguen aplazando el logro de la temporada, y agrandando la herida en la ilusión de su masa social con otra actuación desesperante.

Durante un ratito, el Deportivo pareció como esos niños pequeños que desafían a sus padres haciendo justo lo que saben que no pueden hacer, mientras se lo están dicendo. Después de otra semana de mensajes a la grada en el sentido «No nos podemos permitir esto, hay que salir con intensidad para evitar lo otro, le debemos al deportivismo equis», el Dépor hizo justo lo contrario: miró a los ojos de la afición y metió otra vez los deditos en el enchufe. Salió al césped de El Sadar como si la permanencia matemática no fuera un hecho si se ganaba, como si Osasuna no fuera un equipo descendido con 18 puntos en su haber y varios imberbes en la alineación, como si no hubiera 700 blanquiazules en la grada, como si no tuviera una deuda difícilmente saldable con el deportivismo por el pésimo final de Liga. Así, al cuarto de hora encajó un gol, vio una amarilla comprometedora y rozó el bochorno defensivo con una ocasión para el 2-0.

Arrancó el despropósito Guilherme, que luego lo enmendaría de la mejor manera con su primer gol como deportivista. Pateó a Kodro por detrás para frenar una contra de Osasuna, que encontraba hectáreas por los costados y a espaldas de los mediocentros blanquiazules. Luego, el ex de Corinthians pifió un despeje en el primer palo de Roberto Torres para permitir que el novel Steven Mondragón se estrenase en la élite. El despropósito pudo ser mayor cuando Kodro superó la herencia genética para transmutarse en Romario y hacer una cola de vaca con caño incluido sobre Arribas. El remate de puntera fue impreciso para hacer el segundo. Osasuna, sueltas las amarras de la responsabilidad y jugando por el orgullo y unos euros extra, jugaba casi a placer ante un Dépor decepcionante de nuevo en una cita extrema. Pero una jugada aislada rescató a los blanquiazules. Tras un centro lateral a pelota parada, Juanfran puso el balón en el área desde la derecha y Guilherme, en el segundo palo sin marca, se lanzó en plancha para hacer su primer gol como deportivista. El Dépor es el equipo español que más marca de cabeza y Osasuna el que más encaja, así que el 1-1 era casi una consecuencia lógica.

Sólo podía llegar de esa manera, con Juanfran poniendo balones a la olla, con Luisinho intentándolo por el otro lado, con Andone corriendo de cuando en vez al espacio. Intentaba el equipo de Mel presionar arriba ante unos defensores navarros con pies de mantequilla, pero tampoco le funcionó al Dépor, lento con la pelota en los pies, impreciso de nuevo Çolak en todo lo que intentaba. Andone generó dos buenas llegadas con una carrera al espacio a la que le faltó el control para plantarse ante Sirigu, y luego asistiendo a Borges, que no llegó por poco en boca de gol. En el balón suelto, Andone fue más rápido, intenso y pillo que la zaga local y casi emboca una pelota que nadie más hubiera peleado.

El tramo final del primer tiempo hizo salir el arcoiris para el Dépor, con el bote de oro al otro extremo. Bruno Gama rozó la sorpresa en un centro chut desde la izquierda y, en la mejor contra del equipo en semanas, Juanfran encontró el larguero con su vaselina tras el excepcional pase de Luisinho. Pero lejos de crecer desde ahí, el segundo tiempo del Dépor fue otra pésima noticia. Salió con el trote insulso de muchas tardesde del vestuario y Osasuna lo aprovechó. Causic y Berenguer asustaron antes de que Sergio León desperdiciase una clara situación de contragolpe con superioridad rojilla. El Dépor concedía todo tipo de facilidades a los carrileros locales y sufría para contener cualquier transición. Y en ataque, era incapaz de cambiar de ritmo y encontrar ideas fuera de la pujanza de Luisinho y la actividad de Juanfran, cuyos centros casi nunca tenían destinatario. Pero en otro centro al área, un córner desde la izquierda, el Dépor encontró su tesoro. Albentosa prolongó en el segundo palo y Guilherme tiró de oportunismo para hacer su doblete. Era el momento que el Dépor llevaba esperando más de un mes, la ventaja decisiva para cerrar el sufrimiento. 

El 1-2 se antojaba decisivo. Osasuna no parecía tener arrestos ni fútbol, ni nada en juego. Pero salió su orgullo y la inoperancia del Dépor para manejar ventajas en el marcador hizo el resto. Entraron Ola John, Carles Gil y Marlos sin nada que aportar desde el banco, y Osasuna simplemente se fue arriba con lo poco que tiene, encontró el empate y casi la victoria. Juanfran se metió en propia puerta un balón que iba a acabar en botas de Sergio León y en gol irrempediable, tras un córner mal defendido por los coruñeses. Y Navarro evitó la sonrojante derrota en el 90 cuando el remate de Kodro se iba a colar. El Dépor sigue aplazando la poca fiesta que puede haber en A Coruña este final de temporada.

Ficha técnica

2 - Osasuna: Sirigu; Aitor Buñuel (Javier Flaño, m.77), Oier, Steven, Fuentes (Alex Berenguer, m.23), Clerc; Fausto Tienza (De las Cuevas, m.77), Roberto Torres, Causic; Kenan y Sergio León.

2 - Deportivo: Lux; Juanfran, Albentosa, Arribas, Navarro; Guilherme, Celso Borges; Bruno Gama (Ola John, m.61), Emre Çolak (Carles Gil, m.79), Luisinho (Marlos Moreno, m.88); y Andone.

Goles: 1-0, m.4: Steven. 1-1, m.18: Guilherme. 1-2, m.70: Guilherme. 2-2, m.78: Juanfran, en propia puerta.

Árbitro: Hernández Hernández (Comité Canario). Mostró tarjeta amarilla a Aitor Buñuel (m.12) y Oier (m.16), de Osasuna, y a Guilherme (m.2), Albentosa (m.75) y Arribas (m.92), del Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El Deportivo deja escapar ante Osasuna la salvación matemática