Varane apura su puesta a punto para Riazor

Efe

TORRE DE MARATHÓN

Susana Vera | Reuters

El central francés se perfila como sustituto del sancionado Sergio Ramos

24 abr 2017 . Actualizado a las 20:24 h.

El Real Madrid regresó a los entrenamientos horas después de la derrota en el clásico, aún con el mal sabor de boca tras el triunfo del Barcelona en el Santiago Bernabéu y dejar escapar la posibilidad de dar un golpe decisivo en la lucha por el título liguero, y se centró en el duelo de Riazor ante el Deportivo.

Allí perdió el Barcelona y sirve de aviso para el encuentro en el que está obligado a reaccionar el Real Madrid de Zinedine Zidane tras encajar su tercera derrota del curso liguero. Lo comenzó a preparar tras una noche de pocas horas de sueño para los jugadores madridistas, que ya intentan olvidar lo sucedido en el clásico y mirar hacia adelante.

Fue una sesión de recuperación para los titulares, sin el galés Gareth Bale que se someterá a pruebas por un nuevo percance muscular. Junto a él se quedaron en el interior de las instalaciones de la ciudad deportiva, Sergio Ramos, que será baja ante el Dépor por su expulsión, más Dani Carvajal, Nacho Fernández, Toni Kroos y Karim Benzema.