Emre Çolak: «Queda solo un mes y medio y es tiempo de apretar, no de excusas»

Consciente de que ya «solo vale ganar», Çolak asume incluso su pérdida de protagonismo

;
«Queda solo un mes y medio y es tiempo de apretar, no de excusas» Consciente de que ya «solo vale ganar» Çolak asume incluso su pérdida de protagonismo.

A Coruña / La Voz

La llegada de Pepe Mel al banquillo de Riazor supuso un paso atrás para Emre Çolak. Con el madrileño llegaron las suplencias para el turco. Y los enfados. Como el día del derbi cuando tiró una botella al suelo al ver que no iba a saltar al campo cuando lo esperaba. Pero el 8 del Dépor cree que no es momento para distraerse con cuestiones de este tipo. Enarbola la bandera de la competitividad y dice que cualquier gesto es fruto de su carácter ganador. Que todos los minutos en el campo le resultan escasos y que faltando tan poco para acabar la temporada, ya solo vale ganar partidos cuanto antes para asegurar la permanencia de una vez. Aferrarse a cualquier otro argumento que no sea ganar o ganar cree que sería esconderse tras excusas que ya no valen.

-¿Cómo se puede explicar que un equipo que es capaz de reactivarse de la manera que lo hizo con el cambio de entrenador haya empeorado de esta forma? ¿Qué les pasa?

-Créame que buscamos la respuesta en cada entrenamiento, pero no la encontramos. Si supiera qué nos pasa correría a decírselo al entrenador. Es cierto que bajamos el nivel en los últimos partidos y por eso es normal que la gente tenga dudas. Debemos luchar un poco más. Queda solo un mes y medio y es tiempo de apretar, no de excusas. Por nosotros mismos y por este gran club, tenemos que dar un poco más.

-Da la sensación como si tras el triunfo contra el Barça el equipo, aunque sea de forma inconsciente, se relajara. ¿Lo cree así?

-Pues es posible que tenga razón. Aunque no tendría que ser así. Porque ese partido debería haber servido para seguir en esa línea. Hay que jugar como un equipo, como el equipo que derrotó al Barcelona. Lo otro es un error.

-Con Mel, se está viendo un Dépor más directo que con Garitano. ¿Cree que le perjudica en su juego?

-Cada entrenador tiene su sistema. Pepe también. La misión de los jugadores es la de adaptarse al sistema del técnico. Ojalá contra el Málaga lo consigamos.

-Pero, ¿se siente cómodo jugando así?

-Claro que ese no es el sistema de juego con el que me encuentro más a gusto, pero intento hacer lo que puedo para ayudar al equipo. Como le decía, hay que adaptarse a lo que quiere el entrenador. Pienso que todos los futbolistas debemos asumir nuestra responsabilidad para hacer más pases.

-¿Considera que es responsabilidad del futbolista? ¿Falta de confianza?

-Puede que vaya también con la mentalidad. Cuando Joselu está en el campo nos asociamos menos, jugamos más a mandar balones largos para él. Pero cuando juega Andone cambia el sistema, es otro tipo de juego, con más pases... También depende un poco del rival.

-¿Y qué Dépor se va a poder ver el sábado contra el Málaga?

-Pues tenemos que ver un Dépor que lucha más. En casa, salvo alguna excepción, somos un equipo que juega bastante bien. Y ellos deberían pasar dificultades. Tenemos que luchar al máximo porque tenemos un partido muy importante para lograr el objetivo de seguir en Primera.

-¿Un triunfo sería casi definitivo y una derrota supondría meterse en un lío?

-Con una derrota está claro que nos pondríamos en una situación muy complicada, que nadie desea. Pero no sería algo definitivo porque quedarían todavía puntos en juego y mantendríamos ventaja con nuestros rivales. Tendríamos que seguir luchando. Pero sí es cierto que es un partido muy importante y que un triunfo sí que nos pondría muy bien.

-¿Cuántos puntos calcula que harán falta para salvarse?

-Para estar tranquilos y pensar que ya estamos clasificados yo creo que hay que sumar nueve puntos más. Con menos también es posible, pero para estar tranquilos, 9.

«En el Galatasaray nunca sentí tanto cariño de la gente cuando no estaba jugando»

Emre Çolak es una sonrisa permanente hasta que le toca ver los partidos desde el banquillo. Su «carácter competitivo» y sus «ganas de ayudar siempre al equipo» le hacen desesperarse cuando se ve fuera del once. Y eso le ha generado algún contratiempo, al que él resta importancia.

-Dijo Pepe Mel el otro día que menos mal que no le vio tirar la botella el día del Celta. ¿Qué pasó?

-Asumo que siento tantas ganas siempre de jugar y de ayudar al equipo que cuando no juego pues a veces reacciono mal. Tenía muchas ganas de jugar aquel partido y me enfadó verme tanto tiempo sin salir. Pero no tiré ninguna botella. Era una camiseta de calentamiento. De todos modos, creo que no hay que darle más importancia. Son gestos, sin mala intención. Con el míster, todo bien.

-Al entrenador no sé, pero los que está claro que sienten devoción por usted son los aficionados.

-Es cierto. En el Galatasaray nunca sentí tanto cariño de la gente cuando no estaba jugando. Aquí es asombroso. Cuando voy por la calle, me paran y me animan. Es algo que uno nunca podrá dejar de agradecer.

-El mejor modo de agradecérselo es continuar en el Deportivo la próxima temporada.

-¿Y por qué no? Tengo contrato y salvo que el club quiera que me vaya, yo estoy muy feliz y adaptado aquí.

-¿Se siente más ídolo aquí que en su país?

-Es posible. Pero más bien creo que el cariño ese que muestran es porque la gente es diferente. En Turquía animan mucho. Muchísimo. Pero lo que me sorprende de aquí es el apoyo que nos dan, y no solo a mí, cuando perdemos. Eso es muy importante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Emre Çolak: «Queda solo un mes y medio y es tiempo de apretar, no de excusas»