«Desde que llegué, tenía dos partidos marcados con rojo: el del Molinón y este contra el Granada. Gracias a dios hemos sacado los puntos necesarios para ir holgados, pero sigue siendo un partido muy importante y como tal nos lo hemos tomado». Con esta intervención comenzó Pepe Mel su discurso anterior al partido de mañana frente al conjunto nazarí.

Para Mel, una victoria ante la escuadra de Lucas Alcaraz permitiría al Deportivo «luchar por la mitad de la tabla», un lugar que todavía «sería inferior» al que él considera justo para el equipo coruñés. Y para lograr ese triunfo, el técnico madrileño tiene claro cómo deben afrontar el duelo sus futbolistas: «La intensidad que ponga el Granada hay que igualarla. Ni un paso atrás de ellos. Si no no podemos ganar. Como mínimo tenemos que mostrar la misma intensidad que ellos».

En este sentido, Mel quiere un equipo «agresivo pero inteligente» que ensanche el campo, con jugadores «que se asocien, pero también que sorprendan en ruptura». Por este motivo contará con Çolak y Marlos, dos futbolistas que tienen claro lo que el técnico quiere de ellos. «Con Çolak me reuní en presencia del traductor y creo que ahora tiene claro lo que quiero de él. Y si hace lo que le pido jugará nueve de los nueve partidos que quedan. Cuando tenemos la pelota, atacan todos, desde Poroto. Pero cuando no la tenemos, deben defender también los once. Con el sacrificio que ha dicho el entrenador. Y él lo ha entendido perfectamente». En cuanto a Marlos, entiende que el jugador ha rendido bien desde el principio y que el motivo de que a partir de ahora pueda tener mayor continuidad se debe, exclusivamente, a la reflexión realizada por el propio técnico: «Nada que objetar al chaval. Solo que mal entrenador sería yo si no corrigiera los errores que veo y creo que nos hace falta más velocidad y asociación en ruptura».

Por último, Pepe Mel se refirió al tema de los penaltis fallados por el Dépor y mostró su convencimiento de que no afectará anímicamente a sus jugadores: «El penalti del otro día lo falló Fayçal, pero lo hubiera fallado cualquiera que lo hubiera tirado porque el portero se adelantó tres metros». Y en este sentido incluso contó una anécdota vivida con Andone, que asegura que está con muchas ganas de lanzarlos: «Hoy, como siempre, hemos ensayado lanzamientos. Y no paró durante todo el rato de decirme que los tenía que tirar él. Tanto insistió que acabé por decirle que era tan pesado que era tan pesado que parecía María Teresa Campos. Borges se me quedó mirando y preguntó quién era maría Teresa Campos», expresó entre risas el entrenador blanquiazul.

Votación
3 votos
Comentarios

Pepe Mel: «Como mínimo tenemos que mostrar la misma intensidad que el Granada»