El Deportivo sufre una remontada tras hundirse en San Mamés

El equipo coruñés muestra una buena versión en el primer tiempo, coronada por el gol de Çolak, pero se muestra incapaz de achicar el arreón del Athletic


La Voz / Redacción

El Deportivo sigue dando motivos para la ilusión y la preocupación. El resultado es la inquietud de cuál acabará prevaleciendo en una temporada que vuelve a presentarse de infarto. Porque el Athletic acabó remontando al equipo coruñés (2-1) con el arreón que se espera del equipo vasco al abrigo de San Mamés, sobre todo cuando tiene que remontar un espectacular gol como el de Emre Çolak. Les bastó media hora de intensidad a los Leones para doblegar al Dépor, un equipo con calidad para plantarse en cualquier campo y gustar con la pelota, como hizo en el primer tiempo, pero inconstante en ese esfuerzo, desafortunado de nuevo en la atención defensiva en el empate de Muniain, perjudicado por el fuera de juego que aprovechó Aduriz para dar la puntilla sin tiempo a reaccionar. El Deportivo sigue sin encontrar constancia tras su momento dulce en plena explosión de Babel, y ahora se ve obligado a ganar el partido aplazado contra el Betis si no quiere meterse de verdad en un lío que las pinceladas de calidad que deja no merecen.

San Mamés exigió al Deportivo mostrar su variedad de registros, la vertiente de un equipo reagrupado y en ocasiones alejado de la pelota, y la otra cara que se les pone a los de Garitano cuando entran en juego Emre Çolak y Carles Gil. Con cualquiera de esos rostros fue competitivo durante una hora el Dépor ante un Athletic que apretó desde los costados, desde donde requirió de Sidnei y del recuperado Albentosa máxima concentración. Los coruñeses tuvieron más el balón desde el inicio, alternaron carreras de Andone con combinaciones de Çolak, Kakyta y Gil, y en general demostraron en San Mamés tener recursos. Y sobre todo, borraron la sospecha de la poca alerta mostrada en las últimas apariciones lejos de Riazor. 

Garitano vistió a Kakuta de Babel en la banda izquierda. Por más que el francés sea más extremo en su perfil de jugador, explosivo y de apariciones tan puntuales como hábiles, el Dépor vuelve a equilibrarse con la inclusión del ex del Rayo en el once. Siempre mejorando la jugada la calidad de Çolak, que escondía la pelota y jugueteaba con el gigantón San José cada vez que intervenía. El Dépor salió con más posesión, pero estéril. Manejó bien el cuero pero sin profundidad, seguro en defensa aunque Balenziaga y De Marcos acabaron por empujar la presión coruñesa cada vez más hacia su campo. 

No había remates en un partido en el que no pasaba gran cosa. El Athletic no tenía vuelo, plano en las conducciones excesivas de Muniain, sin remates claros a los centros de Williams. Sólo Yeray encontró a Tyton tras un rebote a la salida de un córner. El agobio del Athletic con centros al área era hasta cierto punto cómodo para el Dépor, que acabó acumulando las llegadas más peligrosas. Andone metió la espuela a un centro de Kakuta desde la izquierda, sin demasiado éxito. Pero en el minuto 26, el rumano tuvo una de esas carreras que tanto le gustan. Le encontró al espacio un excelente pase de Borges, el único deportivista que rompió líneas con sus pases en el centro del campo. Andone galopó, se plantó ante Iraizoz y falló tras perfilarse a su diestra. 

Poco después, Carles Gil buscó sin éxito la escuadra tras un rechace de Iraizoz a centro de Çolak. El Dépor encontraba llegadas esporádicas pero diáfanas, premio a su orden defensivo a pesar de cierto agobio para achicar el bombardeo, a la calidad de sus mediapuntas y también a la poca precisión del centro del campo del Athletic. Esa combinación de factores desembocó en el 0-1. Carles Gil interceptó el pase de Balenziaga, puso el culo y pisó la pelota con clase para abrirse el panorama en el centro del campo y encontrar a Çolak. El turco estaba solo, arrancó hacia la frontal y soltó un zurdazo imparable para Iraizoz. El Dépor tiene un déficit en goles desde fuera del área pero la calidad Çolak desafía muchas de las tendencias del equipo.

El Deportivo se iba al descanso con ventaja en el marcador, una situación poco habitual en sus comparecencias como visitante. Y salió con buena predisposición a seguir la misma línea que le había premiado con el gol de Çolak. Andone estuvo a punto de controlar para fusilar el centro de Kakuta desde la izquierda, el último desborde que tenía el francés en las piernas. Y Guilherme cabeceó con peligro un córner al primer palo de Çolak. Ahí se terminó el fuelle del Dépor. Kakuta no podía más, y Fernando Navarro vio una tarjeta amarilla que condicionó la banda izquierda. Garitano relevó al extremo para que debutase Ola John. 

Sea por el poco ritmo del holandés o por la inercia del partido, el Athletic encontró el empate por ese lado. Apareció fresco del banquillo Susaeta, desbordó por la derecha y su centro lo cabeceó con violencia Aduriz. Tyton no consiguió atrapar y Muniain olió la sangre y puso más que Juanfran para llegar al balón suelto. El 1-1  lo había rozado Raúl García con un remate al poste minutos antes, y el Dépor lo venía barruntando porque no veía ya el otro fondo de San Mamés. Se le fundieron los plomos a los coruñeses, y la previsión de achicar agua durante casi 45 minutos era demasiado optimista.

No encontró resuello en el banquillo Garitano. Ni Ola John, ni Joselu ni al final Fayçal Fajr reanimaron las constantes vitales de un equipo que se había desconectado del juego y no era capaz de alejar el peligro de su campo. Muniain se adueñó del ritmo del partido y de la mediapunta, y el Athletic, sin generar ocasiones, sembró el ambiente de la remontada. La encontró en el 89, cuando Muniain arrancó con velocidad, escapando de la falta que cortase el juego. Encontró en la mediapunta a Villalibre, que acabó cediendo a Aduriz. En fuera de juego, el veterano ariete no perdonó ante Tyton. El 2-1 dejó al Dépor sin respuesta y sin punto, tras hundirse en el segundo tiempo con la clase de actuación que pone en duda el futuro de la temporada por más que al grupo se le vean trazas para vivir con holgura.

Ficha técnica

2 - Athletic: Iraizoz; De Marcos, Yeray, Laporte, Balenziaga; San José, Beñat (Iturraspe, m.68); Williams (Villalibre, m.84), Raúl García (Susaeta, m.68), Muniain; y Aduriz.

1 - Deportivo: Tyton; Juanfran, Albentosa, Sidnei, Navarro; Guilherme, Borges; Carles Gil, Emre Çolak (Fayçal, m.87), Kakuta (Ola John, m.66); y Andone (Joselu, m.87).

Goles: 0-1, m.42: Çolak. 1-1, m.71: Muniain. 2-1, m.89: Aduriz.

Árbitro: Melero López (Andalucía). Mostró tarjeta amarilla al local San José (m.62) y a los visitantes Navarro (m.58) y Joselu (m.88).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Deportivo sufre una remontada tras hundirse en San Mamés