Xulio Ferreiro reitera que la reforma de la cubierta de Riazor se licitará en breve pero sigue sin dar fechas

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez LA VOZ / SANTIAGO

TORRE DE MARATHÓN

Ferreiro, en Riazor siguiendo un partido
Ferreiro, en Riazor siguiendo un partido CESAR QUIAN

El alcalde cree que se podrá jugar en el estadio el sábado 18 «a non ser que veña un temporal» tan fuerte como el de la semana pasada

06 feb 2017 . Actualizado a las 23:34 h.

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, ha vuelto a insistir esta mañana en que el concello licitará «en breve» el ya famoso proyecto de reforma de la cubierta del estadio de Riazor con lo que el actual grupo de gobierno entiende como «unha obra máis ambiciosa», pero sigue sin concretar las fechas de esa contratación. Tras la semana complicada por la cadena de borrascas que desató la suspensión del partido Dépor-Betis del pasado viernes, Ferreiro cree que Riazor podrá acoger «sen ningún problema» el duelo del sábado 18 contra el Alavés, «a non ser que veña un temporal destes», con fuerza similar al que azotó la costa coruñesa los últimos días.

El gobierno local viene insistiendo en que la obra para retocar la cubierta de Riazor se licitará «en breve», una expresión que se repite desde finales del verano, cuando el Dépor apremiaba al concello para acometer la remodelación que le urge, no sólo por el deterioro de la cubierta, sino para implementar los requisitos de iluminación en el estadio que le exige la Liga de Fútbol Profesional, y que de no cumplir le podrían suponer multas. 

«O Concello da Coruña ten as súas previsións orzamentarias para amañar a cuberta de Riazor, non se me ocorreu prantexarlle ao presidente da Xunta se nos botaba unha man, se quere non teño inconveniente, todo o que poña a Xunta non o porá o concello», dijo Ferreiro tras reunirse con Feijoo en Santiago. El regidor coruñés se congratuló de que no pasara nada más grave que la suspensión del partido del Deportivo: «Veño de escoitar a lista de danos noutras instalacións polo temporal máis intenso das últimas décadas, e bastante ben que o máximo perxuizo que se causou á cidadanía da Coruña foi non poder ver un partido de fútbol o venres pola noite».