Los más bruscos de las grandes ligas se citan en San Mamés

Raúl García es el jugador que más faltas comete en Europa, y Andone, el tercero


Crotona es una pequeña ciudad de la región de Calabria. Ocupa un espacio, también pequeño, en la planta de esa bota que dibuja Italia. Su equipo de fútbol, pequeño, por supuesto (en el estadio no caben 10.000 espectadores), consiguió el año pasado una gesta enorme. Ascendió a la Serie A por primera vez en su larga historia (fue fundado en 1910). Al hito le puso cara peluda un joven de Atri (villa de los Abruzos) que responde al nombre de Bruno Martella. Martella, lateral izquierdo que a veces ejerce de interior, supo un día que el portero de su equipo debía recortarse la barba porque iba a ser padre y no quería molestar al bebé. Solidario con el compañero, le comunicó que él procedería a dejársela crecer y que aguantaría con ella hasta que el Crotone perdiera en casa. Los calabreses acumularon siete meses invictos en su pequeña cancha. Para cuando ascendieron, el rostro sonriente de Martella tras su pobladísima barba era un icono del milagroso éxito de uno de los conjuntos más entrañables del Calcio. Quién iba a querer ponerle la zancadilla a un tipo así.

Por ahora, nadie. El futbolista de Atri es el jugador que menos faltas recibe en toda Europa. En un torneo famoso por su brusquedad solo ha sido objeto de una infracción en 17 partidos. En el otro extremo de las grandes ligas se sitúa Neymar, con todas sus diferencias con Martella (estilo de juego, fama, posición, club, relación con el rival...). Al brasileño le hacen una media de 4,3 faltas en cada encuentro (también ha disputado 17). No hay otro al que le peguen más. Le siguen, en cuanto a palos recibidos, un paraguayo en Alemania (Darío Lezcano, del Ingolstad) y un italiano en Francia (Balotelli, del Niza). El cuarto es un portugués que juega en el Dépor y que el próximo sábado tendrá muchas opciones de ver sus estadísticas crecer.

La lesión de Joselu

El Dépor visita la casa del futbolista más bronco de las competiciones de alto nivel. Raúl García es un clásico del pie suelto, de robar primero y rebañar después. Un apreciadísimo socio para sus compañeros de equipo y una dolorosa molestia para el rival. Dejó constancia en el duelo de la primera vuelta celebrado en Riazor, donde decidió el choque con un golazo y se llevó por delante a Joselu, provocándole una lesión que el ariete tardó dos meses en superar.

La baja del silledense cargó de trabajo al otro punta nato del plantel blanquiazul. Andone tuvo que apretar los dientes para aguantar molestias musculares durante ese tiempo en el que el único ariete era él. Además de marcar, el rumano ejerció y ejerce de primer hombre en la presión. Labor en la que se emplea a fondo y le lleva a cometer varias infracciones en cada encuentro. 2,7 de media, concretamente. No muy lejos de las tres por cita que promedia Raúl García. Uno ocupa el primer puesto entre los infractores en Europa y el otro es tercero en esa clasificación. Este sábado las espinilleras van a salir calientes de San Mamés.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los más bruscos de las grandes ligas se citan en San Mamés