La Voz / Redacción

Es difícil exigirle más al Deportivo de lo que ofreció el equipo coruñés ante el  Villarreal (0-0). Con las piernas hinchadas del esfuerzo de la Copa, encorsetada su propuesta por las bajas, los de Garitano quisieron más y tuvieron ocasiones más claras que un rival de pedigrí europeo. El Dépor supo competir y superar en ocasiones al Villarreal, una obra de pico y pala culminada por la genialidad de Andone que encontró el palo y un remate de Joselu salvado por Asenjo, dos acciones en el segundo tiempo que pudieron dar a los blanquiazules esa necesaria victoria para dar tranquilidad en la clasificación y también una patena de prestigio. Al Dépor le rinde un punto y la sensación de que las cosas, lentas pero sin pausa, cada vez se le ponen mejor a un equipo cuya fe en sí mismo se incrementa cada día.

Más allá de las bajas, los momentos de confianza de algunos titulares y las limitaciones de otros, el Deportivo salió ante el Villarreal dispuesto a exhibir su recobrada autoestima, una confianza en sus posibilidades cincelada a base de resultados exprimidos del sudor y los recursos de un equipo en paulatino crecimiento hasta alcanzar su mejor momento justo antes del parón navideño. Con Laure y Marlos como poco prometedora carga por la derecha, con Luisinho como interior en esa posición que no le satisface plenamente, el Dépor se plantó gallito ante el Villarreal. A pesar de las bajas casi contadas en una decena del grupo castellonense, los de Escribá atesoran calidad como para plantarse en casi cualquier estadio reclamando el dominio. No pudo hacerlo en Riazor, porque los coruñeses ya no son el equipo descuajaringado del inicio. Guilherme y Borges empujaron al Dépor hacia arriba, los laterales se animaron a ocupar campo rival, y después era cosa de darle la pelota a Çolak.

El turco tocó casi todas las posesiones del Deportivo. Giró para un lado y para otro, tiró córners, buscó a Andone en profundidad... El delantero rumano disparó con peligro en el ecuador del primer acto tras una recuperación en campo rival, pero Asenjo repelió. Luego encontró el lateral de la red tras una buena pelea de Marlos Moreno. Y el colombiano, como antes Borges, disparó desde lejos sin coger portería. Porque ese fue el bagaje ofensivo del Deportivo, tan bien puesto y voluntarioso como lastrado por su escasa profundidad y capacidad de desquilibrio por las bandas. Marlos volvió a ser ese revoltijo capaz de romper una cintura segundos antes de tropezar y perder la pelota. Su dúo con Laure, un lateral con un perfecto sentido para subir la banda pero grandes dificultades para plasmar sus ideas, apenas dio réditos, por mucho que Çolak tienda a acostarse al lado derecho. 

Tampoco podía sumar Luisinho, un tanto aislado en sus apariciones. En ese contexto, ni tan siquiera la media docena de saques de esquina, un recurso ofensivo de primer orden en este Dépor, generó peligro. Y el Villarreal se iba metiendo poco a poco en el partido. Activando a cada paso sus piezas claves, el equipo amarillo acabó nivelando la posesión de la pelota y, por momentos, dio sensación de mayor peligro cada vez que saltaba la primera línea de presión blanquiazul. Empezaron por asociarse Dos Santos y Manu Trigueros, luego Pato con dos carreras metió a la zaga en el área de Tyton, poco después empezaron a aparecer los laterales... Así fue el Villarreal dando pasitos hacia Tyton, que estuvo rápido para ver el pase de Trigueros hacia Santos Borré, y luego activo de piernas para reaccionar al disparo de Bruno desde la frontal. 

Lejos de amilanarse por lo que se intuía de poderío en el Villarreal, el Deportivo salió del vestuario al segundo tiempo más agresivo. En unos buenos minutos de Marlos Moreno, con Fernando Navarro de improvisado estilete en un par de cabalgadas por la banda, con Andone liderando la carga con su esfuerzo, calidad y rapidez, el equipo de Garitano puso todo lo que tenía en sus piernas. Apenas le valió una clara ocasión, un espectacular remate de Andone que se fue al poste después de un centro templado por Borges e impulsado por la media tijera del delantero rumano.

Poco después, Andone chutaba desde la frontal del área y Asenjo dejaba el rechace muerto, goloso, al que Marlos Moreno tardó una décima de segundo en llegar para empujar a portería. El mejor momento del partido produjo para el Dépor dos claras situaciones de gol, más que suficiente en un choque parejo y sin muchas alegrías para llevarse el premio gordo. El Villarreal dio pocos síntomas vitales en el segundo tiempo. Incluso cuando al Dépor se le hizo muy largo el campo, pesadas las piernas por el esfuerzo copero y el realizado en el frío de Riazor, los amarillos apenas pisaron campo rival a los 70 minutos, cuando una inteligente dejada de Samu Castillejo permitió un chut franco de Manu Trigueros que se fue por encima de Tyton.

Garitano reservó sus cambios para el último cuarto de hora. Entraron Borja Valle y Joselu para dar aire a los agotados delanteros. La cosa estuvo a punto de salirle muy bien al técnico vasco. Por la banda derecha del berciano se generó un córner que Çolak puso al primer palo. Allí cabeceó casi con la nuca Joselu, y sólo los reflejos de un portero de élite como Asenjo evitó el gol del de Silleda. Ahí acabaron las posibilidades que exprimió el Deportivo de llevarse los tres puntos, algo que mereció más que un VIllarreal disminuido por sus bajas y la intensidad del Dépor, un equipo cada vez más fiable.

Ficha técnica

0 - Deportivo: Tyton; Laure, Arribas, Sidnei, Navarro; Guilherme, Borges; Marlos Moreno (Borja Valle, m.75), Çolak, Luisinho; y Andone (Joselu, m.83).

0 - Villarreal: Asenjo; Mario, Álvaro González, Víctor Ruiz, José Ángel; Jonathan dos Santos, Manu Trigueros, Bruno Soriano, Samu Castillejo; Pato (N'Diaye, m.85) y Santos Borré (Mario González, m.68).

Árbitro: Ocón Arráiz (Comité Riojano). Mostró amarilla a Manu Trigueros (min.79), del Villarreal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Deportivo se exprime ante el Villarreal para quedarse con el empate