La Voz / Redacción

El fútbol no le acompaña al Deportivo pero nada le sonríe tampoco al equipo coruñés, que desperdició la ocasión de hundir aún más al colista, lograr su primera victoria a domicilio y ganar algo de espacio con los puestos de descenso. Ni el primer gol de Florin Andone, de nuevo resolutivo en campo del Granada, alivió los males del equipo coruñés, que jugó un mal partido, perdió por lesión a Marlos Moreno, se metió un gol en propia puerta y además vio cómo le anulaban un decisivo gol legal. El Granada incluso soñó con la remontada pero el empate (1-1) les deja peor aún que a los blanquiazules, que siguen sin encontrar constancia en su juego, de nuevo grises con la pelota, con la imagen deficitaria que dejaron en otras salidas como ante el Alavés o el Betis. 

Durante 60 minutos, Deportivo y Granada tuvieron más miedo que fútbol. Imprecisiones, dudas, errores individuales y pocas llegadas llevaron el sopor al Nuevo Los Cármenes. Luego, ambos se vieron al borde del precipicio, sobre todo los locales, y el partido enloqueció. Pudo haber cuatro o cinco goles en el tramo final, el más perjudicado un Deportivo que sigue sin fortuna para acompañar las pocas trazas de fútbol que ha conseguido componer en lo que va de temporada. Ni siquiera le alivió el estreno goleador de Florin Andone, que como le sucediera en Segunda B y en Segunda, inauguró su casillero en Granada. Se vio perjudicado el conjunto coruñés por un nuevo error arbitral que le privó de un gol legal de Babel, y tuvo la mala fortuna de la lesión de Marlos Moreno y de que Tyton se metió con el dorsal el empate del Granada, que era un desorden de delanteros a toda pastilla en búsqueda desesperada del empate. Y fue decisivo el talento de Ochoa para no rendirse ante Bruno Gama y Guilherme en las clarísimas situaciones de gol para matar el partido.

El desbarajuste de los últimos minutos no oculta una hora flojísima del Dépor, otra vez con la sensación de poder proponer más con la pelota de lo que da. El Granada, con línea de 5 atrás y Isaac Cuenca como carrilero, cedió la posesión a los coruñeses, que tardaron en saber qué hacer con ella pero poco a poco encontraron caminos. Bruno Gama presionó bien a Gabriel Silva y ganó una opción de poner un buen centro. Andone atacó el primer palo con ventaja pero no cabeceó en clara posición. Poco después, Marlos pifiaba con la testa en posición franca un centro de Borges. Enganchaba dos buenas llegadas el Dépor a pesar de que Emre Çolak estaba especialmente desacertado con el balón, que Marlos no sumaba en defensa y Andone se precipitaba con la pelota. 

El Deportivo se veía penalizado por las malas decisiones de sus atacantes en situaciones de ventaja. Bruno Gama, Marlos, Andone y Çolak cometían errores en las pocas ocasiones en las que el Dépor parecía salir de su campo con orden e ideas. El Granada lo aprovechó para meterse en el juego. Mehdi Carcela desperdició un contragolpe de 4 para 2 tras una pésima transición defensiva de los coruñeses en una falta a favor, y Andreas Pereira remataba fuera en la mejor situación de peligro de los locales, generada por una banda derecha donde Cuenca estaba muy activo. El primer tiempo era un reflejo de la necesidad de ambos equipos, pero también de los motivos que les llevó a esa necesidad. 

El Deportivo se parecía más al de Vitoria y el Villamarín que al de los brotes verdes contra el Valencia. Líneas separadas, relación tormentosa con el balón, centro del campo con problemas en las dos vertientes del juego... Pero estaba en el partido y jugaba con los nervios de un Granada más necesitado aún. El segundo tiempo se dibujaba parecido: las ocasiones (un remate muy defectuoso de Carcela tras un córner, una falta lanzada por Çolak que despejaba Ochoa) eran más balas de fogueo que fuego real. Pero en el minuto 64, poco después de la pérdida por lesión de Marlos (que apenas lució sus virtudes), Andone rompía su maleficio con el gol. Çolak aprovechó la pérdida de Uche en el centro del campo y lanzó la carrera del rumano, que ganaba al central y se plantaba ante Ochoa. Necesitó dos remates, pero al final encontró la red el delantero del Dépor.

El 0-1 era un tesoro como para montar un Fort Knox a su alrededor. Lejos de eso, el Deportivo se entregó a un frenesí e intercambio de golpes, cuyo resultado pudo ser desastroso. El partido enloqueció porque Lucas Alcaraz metió toda la tralla que tenía en su banquillo y el Granada acumulaba hasta 5 delanteros. Pero todo pudo quedar resuelto de no mediar el error arbitral que privó a Babel del gol. Tras un córner, el holandés sustituto de Marlos empujó en el segundo palo un cabezazo en el primero de Andone. La posición de fuera de juego era inexistente, pero sí la duda de si el toque de Babel era necesario para un balón que llevaba trazas de gol.

A partir de ahí, el relato de los hechos se vuelve confuso. El Granada empató en el 80 tras un córner a favor en el que dispuso de tres remates pero necesitó que Tyton se metiese el balón por debajo de su cuerpo ante el centro de Barral. El Deportivo recibía el castigo de su pobre defensa en el balón parado, donde el Granada asustó en varias ocasiones, y después el de su poca definición. Ochoa, que ya estuvo cerca de evitar el gol de Andone, sacó sendos remates francos de Bruno Gama y de Guilherme, clarísimo el del brasileño, tras dos contras que el equipo coruñés pudo resolver de manera más eficiente. 

El Dépor pudo, incluso, quedarse sin puntos porque el Granada se lanzó a tumba abierta y remató desde todos los flancos. El empate se antoja un mal menor porque si había una ocasión de ganar a domicilio era en el campo del colista. El Dépor sigue lamiendo sus heridas, su escaso fútbol, su mala suerte y la lesión de Marlos, pero la realidad empieza a volverse tozuda.

Ficha técnica

1 - Granada: Ochoa; Isaac Cuenca, Vezo, Lombán, Saunier (Boga, m.64), Gabriel Silva; Jon Toral (Kravets, m.69), Uche (Sergi Samper, m75), Carcela-González, Andreas-Pereira; y Barral.

1 - Deportivo de La Coruña: Tyton; Juanfran, Arribas, Sidnei, Luisinho; Mosquera, Borges (Faycal, m.86); Bruno Gama, Marlos Moreno (Babel, m.61), Çolak (Guilherme, m.75); y Andone.

Goles: 0-1, min 64: Andone. 1-1, min 80: Barral.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (C. Navarro). Mostró cartulinas amarillas al local Saunier y a los visitantes Borges y Luisinho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

El Deportivo empata en Granada y sigue sin ganar a domicilio