Los tres goles que preocupan al Dépor

El equipo coruñés empezó tan desacertado otras dos veces: en una jugó la UEFA y la última descendió


A Coruña / La Voz

En este Dépor serio, y solidario el gol se ha convertido en la asignatura pendiente. El problema radica en que mientras no apruebe esta materia no le alcanzará para llegar a ser competitivo. Y solo así podrá abrazarse a la tercera permanencia consecutiva. Los tres goles que marcó en las seis primeras jornadas son la cifra más miserable de Primera División. No cabe la excusa de la fortaleza de sus adversarios. Los coruñeses festejaron dos goles frente al Eibar y uno con el Leganés, ambos en Riazor, mientras no fueron capaces de perforar la portería de otros rivales directos, como el Betis o el Alavés, estos a domicilio.

En sus dos primeros tantos, ambos a balón parado, gozó de protagonismo el añorado Lucas Pérez. En el que abrió la temporada sirvió la falta al segundo palo, donde apareció Mosquera, mientras el propio delantero transformó el segundo de penalti cometido sobre él. A la tercera (y última, por ahora) llegó el primero deportivista de jugada, ya sin Lucas en la plantilla: Çolak lo cocinó, Marlos vio la carrera de Luisinho hasta la línea de fondo y Borges empujó a la red.

Tras seis jornadas, solo hay un equipo de las cinco grandes ligas europeas (Inglaterra, Italia, España, Alemania y Francia) con menos gol que el Dépor. Es el Empoli, equipo ascensor en el Calcio, que lleva solo dos. En Alemania hay varios equipos que llevan estos mismos dos tantos, pero nada más que llevan disputados cinco partidos.

Solo en otras dos ocasiones los coruñeses habían arrancado con tan poca pólvora. La más cercana corresponde a la que acabó con el descenso del 2011, tras sumar 43 puntos. La mala segunda vuelta de la campaña anterior, cuando apenas habían ganado tres partidos, ejerció de lastre en el arranque de la nueva, pues no ganaron hasta la novena jornada. Pero las coincidencias con la actualidad no se agotan aquí. Como ahora, en los seis primeros partidos no marcaron ninguno de los delanteros (Adrián, Lassad, Riki o Bodipo, antes de que llegasen en el mercado de invierno Xisco y Sand), sino que acertaron centrocampistas: Guardado, en dos ocasiones, y Juan Rodríguez.

A estas alturas, el Dépor marchaba colista (ahora es decimosexto, igualado con el antepenúltimo), aunque es cierto que se había enfrentado a rivales de fuste, como el Zaragoza (0-0), Sevilla (0-0), Getafe (2-2), Villarreal (derrota por 1-0), Almería (derrota por 0-2) y Madrid (derrota por 6-1). Cuatro de estos acabaron la Liga en posiciones europeas.

La otra ocasión en que también había abierto la Liga con apenas tres goles en seis jornadas sucedió en la temporada 2007-2008, pero acabó remontando a competiciones europeas. Se había enfrentado al Almería (derrota por 0-3), Valladolid (2-2), Betis (triunfo por 1-0), Getafe (0-0), Recreativo y Espanyol (derrotas por 0-2 y 1-0, respectivamente). Esta vez los delanteros habían comenzado finos, con un gol de Taborda y otro de Riki, mientras el tercero fue de Guardado. En aquella plantilla también figuraban entre los atacantes Xisco (que acabó con 9 goles en Liga), Bodipo, Adrián y Rubén Castro. El Dépor llegó a finales de enero del 2008 con cuatro triunfos.

¿Cómo salió de aquellas dos crisis de goles? De la misma manera, con un cambio táctico que a Lotina le funcionaba como si de un talismán se tratase: la defensa de tres centrales. Aquel equipo se sentía así más arropado y seguro, y las victorias comenzaban a caer.

Queda por ver cómo lo resuelve Garitano en esta ocasión.

«Lo más difícil es crear ocasiones y las estamos teniendo, y generando peligro», afirma Borja Valle

Borja Valle llamó a sus compañeros a «seguir creyendo» en sí mismos y aislarse de la negatividad que supone la racha en la que están inmersos. «El fútbol son goles. Cuando miras las estadísticas, te empiezas a preocupar un poco, pero hay que seguir creyendo. Lo más difícil es crear ocasiones y las estamos teniendo y generando peligro. Estás preocupado, pero a la vez tranquilo porque sabes que el gol va a llegar», comentó el atacante.

Valle, que afronta su primera temporada en el Dépor y en Primera División, tras despuntar la pasada en el Oviedo, explicó que «es muy pronto todavía» como para plantearse los partidos como finales y abogó por afrontar la situación con positivismo y «tranquilos», porque «los resultados van a llegar». «Si no puntúas, te vas fastidiado a casa y las cosas negativas empiezan a surgir alrededor, obviamente no es buena señal, pero en el vestuario el pensamiento es positivo siempre. Trabajamos cosas día a día, las mejoramos, vemos que hay mejora en el equipo, que cada partido vamos a más, que hay cosas buenas nuevas y los errores los corregimos», dijo.

En este sentido recordó que «ha habido partidos» en los que el Deportivo mereció «más», pero no tuvo el premio de la victoria. «Es fútbol y los goles decantan los puntos. Si nos paramos a pensar en la negatividad y cosas malas no vamos a sacar nada. La mentalidad tiene que ser positiva, el trabajo hacerlo con alegría y pensar con mucha ambición en este próximo fin de semana, un partido súper importante y que tenemos que ganar», declaró sobre el partido del sábado (20.45 horas) contra el Sporting.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los tres goles que preocupan al Dépor