El Deportivo descubre a sus bajitos

La inesperada derrota frente al Leganés, la segunda de la temporada, empaña el dinamismo que aportaron al juego coruñés el trío de mediapuntas formado por Çolak, Marlos y Bruno Gama


a coruña / la voz

El Dépor se constipó frente al Leganés. En plena búsqueda de la identidad del nuevo proyecto encabezado por Gaizka Garitano, encantado por el éxito defensivo que creía disfrutar, tiró y tiró de la manta que lo cubría. El estreno como trío de mediapuntas de Bruno Gama, Çolak y Marlos despertó a un Dépor hasta ahora dormido. Gracias al protagonismo de los tres bajitos (Gama es el más alto de estos, pues mide 175 centímetros) atacó más que nunca, con más intención y dinamismo, pero solo marcó un gol y acabó por destapar aquello que creía seguro: descuidó la retaguardia y sufrió una derrota que nunca hubiera esperado. Hay que ver si todo se queda en un enfriamiento, o si el catarro le obliga a guardar cama. Estos fueron sus mejores y peores argumentos del jueves. 

Eje

Çolak, como eje sobre el que pivota el juego de ataque. Su importancia en el juego deportivista resultó tal, que en ausencia de Fayçal sacó las acciones a balón parado (entre ellas 6 de los 7 córneres) y se destacó en las estadísticas del partido como el que más recorrió (11,59 kilómetros), el que más balones recuperó (7) y el que más pases que acabaron en ocasión dio (6). Hasta estuvo a punto de liderar la de entradas con robo, pues completó 4, solo una menos que Borges. De mediocampo hacia delante, únicamente Çolak tuvo más el balón que Mosquera y regateó tanto como el delantero centro, Andone. Quizá a causa de este despliegue físico, al completo partido del turco le faltó una vuelta de tuerca en la efectividad de sus pases (se quedó en un 73 % de éxito, mientras Bruno Gama, que jugó a su lado, alcanzó un 94 %) y un aspecto fundamental: no resultó decisivo. Participó en la jugada del gol deportivista, pero no dio la asistencia final (obra de Luisinho) y se retiró al cabo de los 90 minutos sin un solo disparo a portería. 

Mejoría

La presencia en la banda multiplica el peligro de Marlos. La cercanía de la línea de cal mejoró la aportación del colombiano respecto a lo visto el lunes pasado, cuando actuó como mediapunta. Chutó en tres ocasiones (el segundo que más de los 28 jugadores que saltaron al césped a lo largo del encuentro, solo por detrás de Andone), pero como en el caso de Çolak se mostró poco preciso en los pases (71 % de éxito) y por culpa de que aún no ha alcanzado su mejor estado de forma acabó desapareciendo con el paso de los minutos. Fue sustituido por Babel a la hora de juego, pero su ascendencia en el juego de esta temporada del Dépor parece garantizado.

Sociedad

Un efervescente Bruno Gama, de vuelta tras su lesión. Quizá la participación del portugués se pintó como la más gris de los tres bajitos del Dépor. Al revés que estos, su aportación en el partido creció conforme avanzaron los minutos, aunque cuando fue sustituido en el tramo final ya le costaba aparecer. Gama no chutó ni una sola vez, y solo Marlos y Andone participaron menos en el juego que él, pero sus pases resultaron mucho más atinados: tuvieron éxito en el 94 % de los casos. 

Sin descanso

El cansancio de dos onces prácticamente calcados. El Dépor jugó dos partidos en 72 horas con casi la misma alineación. Un único cambio distinguió al equipo del jueves respecto al del lunes: en Riazor salió Çolak en lugar de Fayçal, el maratoniano blanquiazul. Y las sustituciones decididas por Garitano, justo en los jugadores que menos participación habían tenido en las cinco primeras jornadas: Luisinho, que había estrenado la titularidad contra el Athletic, Marlos, aún bajo de forma, y Gama, quien había vuelto en Mendizorroza tras ser baja por lesión frente a los leones. 

Bajas

Las ausencias de Sidnei y Fernando Navarro. Descontada la derrota frente al Athletic, el empate contra el Alavés parecía haber servido para exorcizar una defensa que la pasada temporada había temblado como nunca por la lesión de Sidnei. Anteayer los goles visitantes llegaron desde la zona en la que el brasileño y Navarro se desenvuelven. Por allí el Leganés atacó con decisión en el segundo período. El lateral ocupó asiento en el banquillo, pero finalmente no saltó al campo, mientras del central no se esperan noticias antes del descanso liguero. 

Banquillo

Los cambios como revulsivo. Babel pasó desapercibido, pero Fayçal y Borja Valle salieron en pos de la portería contraria. Ambos protagonizaron dos de los cuatro disparos del Dépor en los últimos 25 minutos. El del berciano lo paró Serantes y el de Fayçal se perdió fuera. También lo intentaron Arribas, pero desviado, y Andone, sin fortuna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Deportivo descubre a sus bajitos