La Voz / Redacción

Una derrota y dos lesiones es un castigo demasiado duro para el Deportivo, que mereció al menos un punto (0-1) ante el Athletic de Bilbao, un grupo de mejor plantel que producción en el campo. En un duelo de poco fútbol y bastante bronca, el conjunto coruñés dispuso de más y mejores situaciones de gol, pero se vio tumbado por un misil perfecto de Raúl García, convertido en el villano perfecto para Riazor. El navarro lesionó a Joselu antes de marcar el gol de la semana, que permitió a un Athletic tan justo de fútbol como el Dépor llevarse su primera victoria de la temporada. El grupo de Garitano porfió, peleó y se sobrepuso a su espesura con la pelota hasta encontrar el empate en las botas de Florin Andone, anulado por un fuera de juego inexistente, pero volvió a evidenciar sus problemas para generar juego y, ya con una derrota en el casillero, se enfrenta a un horizonte inmediato sin su mejor central y su delantero centro de más currículum.

El Deportivo medía ante el Athletic su solidez como local, como equipo aspirante a la tranquilidad en la clasificación y su maduración a las órdenes de Gaizka Garitano en busca de un mejor juego que lo mostrado en el arranque liguero. Dispuso el técnico vasco a Joselu Mato al lado de Florin Andone, exhibiendo la flexibilidad táctica de su equipo en lo que llevamos de competición. Asentado en el 4-2-31, pasó por el 3-5-2 y ante el Athletic tiró de 4-4-2. Le dio poco tiempo de testar a Luisinho como lateral profundo doblando a Fajr en la banda izquierda, con Borges reforzando con su físico el centro y con Carles Gil para centrar a los arietes.

Le duró el experimento 20 minutos a Garitano, lo que tardó Raúl García en llevarse por delante la rodilla derecha de Joselu. La lesión del de Silleda alteró el metabolismo del Dépor, que había rozado el gol en un centro de Carles GIl cabeceado por Andone. El portero debutante Kepa se lució en su primera parada en la máxima categoría. Poco después, de nuevo Gil rompía por la derecha pero el tiro de Borges se estampaba en Laporte, que poco antes evitaba la única carrera de Joselu hacia el área.

El Dépor era más profundo con la rapidez de sus puntas ante un Athletic parsimonioso, quejoso de fútbol como los coruñeses pero con pólvora en sus botas. Amenazó dos veces a balón parado, con las dudas de la zaga coruñesa al defender esas acciones, antes de que Raúl García enganchase un trallazo a la escuadra que no tenía respuesta posible. Riazor estaba muy mosqueado con el navarro, duro y canchero como nadie, en su salsa con el personal en contra.

Fajr se encara con los jugadores del Athletic en su celebración del gol
Fajr se encara con los jugadores del Athletic en su celebración del gol

El gol del Athletic, en el minuto 40, castigó al Deportivo que vivía plácido en el partido. Su ordenada presión asfixiaba a los vascos, que no tenían fluidez ni encontraban a Aduriz. Andone tuvo otra buena ocasión antes del 0-1, cuando un excepcional pase de Juanfran encontraba un boquete en el centro de la zaga del Athletic. Se atascó con la pelota el rumano y lo aprovechó De Marcos para interponerse. Con muy poco fútbol, de nuevo espeso desde atrás y sin tránsito en la zona central, con Fajr perdido y Carles Gil impreciso, el equipo blanquiazul se las había ingeniado para generar más situaciones de gol que su rival.

Y en esas siguió en la segunda parte. Andone (mucho más activo que un Borja Valle desapercibido como segundo punta) volvió a poner a prueba a Kepa, listo el rumano a un saque de banda que desnudó a la zaga bilbaina. Carles Gil hizo su último servicio con un remate desviado en buena situación de gol a centro de Luisinho, más tímido de lo habitual. Al Dépor le castigó de nuevo el infortunio en forma de lesión, cuando el poderoso muslo de Sidnei dijo basta ante el esfuerzo. Dos cambios obligados y el último fue el debut de Marlos Moreno, que revolucionó a un Dépor muy gris.

Tan aturullado como voluntarioso, el grupo blanquiazul se lanzó a por el empate ante un Athletic que no está para tirar cohetes y que ya no volvió a visitar a Lux. Marlos dio aire y desequilibrio al Dépor en medio del barullo, desquiciada la grada con Raúl García, plano de fútbol el equipo. Chutó Juanfran con peligro en un mar de piernas para encontrar a Kepa, seguro como un veterano el día de su debut. Y cuando Andone rompió la red del Athletic, una inexistente posición de fuera de juego anuló el gol del empate. Ahí se le escapó el empate a un Deportivo que lo mereció por empuje y por renuncia del rival a la pelota, pero que volvió a demostrar que su pretendida voluntad de mejorar el juego sigue siendo un debe en el proyecto de Garitano.

Ficha técnica

0 - Deportivo: Lux; Juanfran, Albentosa, Sidnei (Arribas, min.54), Luisinho; Carles Gil (Marlos Moreno, min.68), Mosquera, Borges, Fayçal Fajr; Joselu (Borja Valle, min.24) y Andone.

1 - Athletic Club: Kepa Arrizabalaga; De Marcos, Bóveda, Laporte, Balenziaga; San José, Beñat; Muniain (Iturraspe, min.68), Raúl García (Lekue, min.87), Williams (Sabin Merino, min.85); y Aduriz.

Goles: 0-1, min.41: Raúl García.

Árbitro: Estrada Fernández, del colegio catalán. Mostró amarilla a Raúl García (min.19), San José (min.67) y Beñat (min.71), por parte del Athletic; y a Borges (min.70) y Albentosa (min.90), por parte del Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Deportivo sufre ante el Athletic su primera derrota de la Liga