Fran y Mauro Silva siguen esperando sus calles once años después

La propuesta del enconces alcalde Francisco Vázquez fue aprobada por unanimidad, pero en la actualidad no hay constancia de medida alguna


A Coruña

Ya se cumplieron once años desde que el pleno del Ayuntamiento de A Coruña aprobó dar los nombres de Fran y Mauro Silva a dos calles de la ciudad, pero esta decisión sigue sin llevarse a cabo. La propuesta del entonces alcalde Francisco Vázquez había sido aprobada por unanimidad por el pleno municipal. Incluso se había deslizado que su ubicación podría estar en Novo Mesoiro, que entonces comenzaba a crecer. Ambos siguen esperando la concesión de estas rúas prometidas, pero no hay constancia de medida alguna.

Los jugadores que más veces han vestido la camiseta blanquiazul en Primera, se retiraron del fútbol al término de la temporada 2004-05. Su despedida supuso el principio del fin de la época más gloriosa del centenario club coruñés. Toda la ciudad, salvo el consejo de administración del club que presidía Lendoiro, se volcó en aquel momento en homenajear a sus dos iconos.

Los reconocimientos se sucedieron y tuvieron su punto culminante en su último encuentro como deportivistas, cuando sus compañeros saltaron al campo con una pancarta de agradecimiento. Ambos abandonaron el campo a hombros de sus incondicionales.

En septiembre del 2012 el ayuntamiento dio el nombre de ronda del Real Club Deportivo a la vía que une la rotonda del pavo real, en el cruce entre Manuel Murguía y la ronda de Outeiro, con la carretera de Baños de Arteixo, frente al centro comercial Marineda City. El pasado día 9 la Comisión de Honores del Ayuntamiento dio luz verde a dar a una calle el nombre de Federico Fernández Amor-Calvet, impulsor del club que sería germen del Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Fran y Mauro Silva siguen esperando sus calles once años después