Que la imparable caída de Víctor no arrastre al Dépor


Líos, líos y más líos. La imagen del Dépor se sigue degradando. Y Víctor sigue perdiendo los papeles. A estas alturas, a falta de dos jornadas y con el equipo metido en el fango de la lucha por la permanencia, solo algo de gran gravedad puede provocar que se aparte a un futbolista importante del equipo. Porque lo cierto es que Luisinho lo es. Siempre lo fue en realidad, pero entre su carácter (desagradable, algunas veces) y el de Víctor (extraño), acabó por tener un menor peso en la temporada del que su calidad pedía. Ahora, con la ausencia de Navarro y después de la hilera de experimentos fallidos con Juanfran perdido por la izquierda, la presencia de Luisinho se antojaba necesaria. 

Quizá porque Víctor se ve ya más fuera que dentro, o puede que porque lo considere un asunto de principios, se carga a Luisinho. Pero está arrastrando tras de sí al Deportivo en su imparable caída. Está bien que Víctor esté dispuesto a morir de pie con sus ideas. Pero que el Deportivo pueda morir por las ideas de Víctor, es otra cosa muy diferente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos
Comentarios

Que la imparable caída de Víctor no arrastre al Dépor