a coruña / la voz

Seriedad y personalidad. Y a partir de ahí, viene el resto. Independientemente del resultado y de algunos fallos, como el del primer gol, e incluso de que con un hombre más sufrió, el Depor exhibió en Mestalla esas dos virtudes, que Víctor Sánchez trata de que sean señas de identidad durante toda la temporada. En la primera parte fue mucho mejor que un Valencia que solo ofreció muestras de su potencial a balón parado. Y de ahí sacó el máximo petróleo con un inmerecido gol, obra de Negredo. En la segunda, demostró que también sabe agarrarse los machos cuando hay que defender y que Lux tiene un gran nivel.

Luis Alberto por Cani, pero como hombre más avanzado

Tras la lesión de Cani el pasado viernes, Víctor tenía que introducir un cambio en el once que jugó contra el Valencia (en realidad hizo dos, porque tras el castigo tras el incidente con Luisinho, alineó a Arribas por Lopo). Y echó mano de Luis Alberto. Sin embargo, durante los minutos que actuó, hasta que se lesionó, intercambió su posición con la de Lucas, hombre más avanzado contra la Real Sociedad. De hecho, con el coruñés en banda y el gaditano en punta llegó la primera gran ocasión del Dépor.

El conjunto coruñés salió más metido en el partido y aguantó el alto ritmo 45 minutos

Víctor Sánchez del Amo apuesta por un Dépor que quiere tener la pelota y que le gusta tratarla bien. Pero también por un conjunto que, cuando el balón es del rival, no escatima una gota de sudor en pro de obstaculizar el avance del contrincante. Así lo hizo en la primera mitad. Y a ratos en la segunda. Pero el huracán valencianista en el segundo tiempo le hizo sufrir mucho. Lógico también en un campo como Mestalla.

Contra el agobio, otro delantero

Cuando peor lo estaba pasando el Deportivo, con el Valencia volcado y su equipo replegándose casi de forma inconsciente, Víctor hizo una declaración de intenciones. Sentó a Juanfran y puso en el campo a Jonathan Rodríguez. Un delantero por un lateral que actuaba de interior. Valentía

Víctor volvió a prescindir del tercer reemplazo

Por segundo partido consecutivo, Víctor prescindió del tercer cambio. Contra la Real estaban jugando once contra once y el Dépor buscando la victoria. Sin embargo, ayer, con un hombre más, sorprendió que no metiera un hombre de refresco que pudiera hacer valer la superioridad numérica y poder apostar por la victoria. Cierto también que enfrente estaba el Valencia en casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

El Dépor mostró seriedad y personalidad en Valencia