Ese gol del Deportivo que nunca llega

Xurxo Fernández Fernández
Xurxo Fernández A CORUÑA / LA VOZ

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

La prioridad del Deportivo vuelve a ser un punta que acabe con la larga sequía

02 jun 2015 . Actualizado a las 09:36 h.

Alemania le ha pedido a sus gentes que se preparen para otro lustro de austeridad, y esa tos en el corazón de Europa desencadenará seguro un resfriado continental. El despilfarro seguirá siendo coto de los pocos en condiciones de acrecentar sus fortunas en plena crisis. A ras de césped, y ciclotimias aparte, nada hace pensar que Cristiano y Messi dejarán de acumular oro a corto plazo, ya sea en forma de bota o balón, con la constancia de los últimos ocho años. Una voracidad que ha convertido a la Liga en propietaria del pichichi europeo del 2009 en adelante (Forlán abrió la racha).

Ahora que España ha convertido en costumbre presumir de hombre gol, no está de más recordar que el torneo doméstico también pasó hambre, y durante 35 campañas solo acumuló un par de botas doradas, en los pies Hugo Sánchez y Ronaldo. Fue un futbolista del Dépor el que rompió el gafe y arrancó el idilio. Después de que Makaay hiciera de sus 29 dianas el mejor registro continental, en la 2002-2003, el galardón solo le fue esquivo a la Liga en cuatro ocasiones.

El trofeo al holandés cerraba la etapa más exitosa del conjunto blanquiazul, que no ha vuelto a cazar ningún otro premio, ni individual, ni colectivo. Atrás quedaba una época en la que referentes ofensivos como Bebeto, Rivaldo o Makaay hicieron del punta blanquiazul aspirante habitual al Pichichi, con registros por encima de los 20 tantos por curso.

Después de aquello no ha habido un mercado en el que los coruñeses no hayan buscado remedio a unas vacas flacas que encarnó como nadie Arizmendi, cuando cerró la 2006-2007 con cinco goles en la saca, como mejor artillero a las órdenes de Caparrós. A punto estuvo de repetirse este año el descalabro anotador, evitado, como el descenso, en la última jornada. Lucas firmó en el Camp Nou su sexto tanto del curso, un golazo que permitió creer en la salvación, amarrada minutos más tarde por Salomão.

Los menos efectivos este curso

El extremo luso sumó su nombre al de otros trece futbolistas que marcaron para el Dépor durante la recién concluida campaña. En la lista figuran los tres puntas en nómina, aunque alguno lo haga por los pelos. Postiga, el presunto referente ofensivo contratado el 31 de agosto, solo vio puerta una vez en 14 partidos. Riera y Toché lo consiguieron en cuatro ocasiones. Los arietes blanquiazules fueron los menos efectivos del torneo.

Descartados, salvo giro sorpresa, el luso y el de Santomera, el Dépor peleará por retener al catalán y por buscarle pareja (e incluso trío, aunque solo si el dinero alcanza) este verano. Dejar cerrada cuanto antes la demarcación de punta es la prioridad de la dirección deportiva, en respuesta a la solicitud del técnico. El perfil del delantero condicionará el esquema sobre el que trabaje un Víctor Sánchez que compartió vestuario con Makaay antes de la bancarrota.

El presidente del Wigan asegura que cuentan con Oriol Riera

A veces no basta con dos que se quieran. El Wigan amenaza con sabotear una unión duradera entre el Deportivo y Oriol Riera, después de que tanto el club como el jugador se dieran el sí a la espera de pactar el reparto de bienes. Antes de irse de vacaciones, el jugador catalán hizo saber a la directiva que permanecer en A Coruña sería su objetivo durante el mercado de verano, por mucho que le fueran saliendo novias nuevas.

El Granada fue el primero en volver a tentar al ariete y en llevarse calabazas, al menos de momento. Porque para que Riera vuelva a jugar en Riazor como local, es necesario que el Dépor salve la inesperada resistencia del Wigan.