«Me habéis ganado como persona»

Víctor Fernández se emocionó durante el discurso de despedida que dio en el vestuario de Riazor


a coruña / la voz

Cuando el árbitro pitó el final del partido respiró hondo. Sabía que estaba viviendo sus últimas horas como entrenador del Deportivo. Enfiló el camino del vestuario, abrió un botellín de agua, se refrescó y se dirigió a los que todavía eran sus jugadores.

«Tengo que comunicaros que, si se cumple lo que el presidente me dijo el pasado lunes por la noche cuando me llamó por teléfono, no me va a dejar seguir con vosotros en este proyecto». Así empezó su intervención el entrenador maño.

Víctor Fernández, con tono solemne y un gran silencio en el vestuario prosiguió: «No me dejan. Yo querría seguir porque estoy convencido de que esto vale mucho la pena. Que vais a lograr el objetivo. No tengo duda. Pero no me dejan continuar». Y el momento culmen de su intervención llegó cuando les habló de su trato: «Durante mi carrera he estado en muchos vestuarios. Y he de decir que seguro que he tenido mejores futbolistas que vosotros, pero no mejores personas. Porque si algo tengo claro es que me habéis ganado como persona. Y eso es lo que me llevo. La grandeza de este vestuario». 

No había terminado todavía de pronunciar su última palabra, cuando la práctica totalidad del vestuario se puso en pie para brindar una sonora ovación al hombre que hasta ese instante había sido su entrenador en la difícil travesía.

Fue el pistoletazo de salida para que varios futbolistas se fueran hacia él. Lágrimas en los ojos.Temblor de voz. Abrazos. Fabricio fue el primero en mostrar su pesar al técnico, llorando, igual que Luisinho, Fariña o Cavaleiro, los cuatro que más sentimiento exhibieron en la despedida.

También al entrenador se le llenaron los ojos de lágrimas, lo que retrasó aún un poco más su comparecencia ante los medios de comunicación. Bebió otro botellín de agua, aguardó a ver si coincidía con el consejo de administración antes de ir a la sala de prensa, pero no encontró al presidente y atendió a los periodistas.

Tras su intervención pública, Víctor Fernández se entrevistó ya con Tino Fernández y recibió el anunciado despido. Así dio por concluida una jornada en la que se levantó con la espada de Damocles apuntándolo y acabó con ella clavada en el corazón.

El consejo de administración, en la comida del equipo

En su intento por reconducir la situación, Tino Fernández sorprendió al equipo el miércoles con una visita en el hotel de concentración. El consejo en pleno se dio cita en el lugar de almuerzo para arengar a la plantilla. Fue un mensaje emotivo, con el que Tino pretendía buscar una reacción del equipo en el trascendental partido. Apeló al orgullo de sus jugadores y a la defensa de unos valores y un club que se jugaba mucho esa noche.

El cuarto encuentro del presidente con el grupo en tres semanas. Primero fue una comida con jugadores y cuerpo técnico, posteriormente llegó una visita a las instalaciones de Abegondo, el martes acudió al estadio municipal de Riazor y el mismo día del partido al hotel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

«Me habéis ganado como persona»