Castigados a agitar el árbol

Xurxo Fernández Fernández
xurxo fernández A CORUÑA / LA VOZ

TORRE DE MARATHÓN

PACO RODRÍGUEZ

El Dépor es el cuarto equipo que más jugadores ha utilizado, por detrás de los tres en descenso

25 mar 2015 . Actualizado a las 16:27 h.

En la habitual lista oficiosa de reclamos turísticos, la Alhambra recibe con asiduidad el título de monumento más visitado de España. El año pasado, casi 2,5 millones de personas transitaron el espectacular complejo palaciego nazarí. Desde hace un lustro, no hay verano ni mes de enero en el que los chicos de Pozzo no se cuelen disimuladamente entre el gentío de interesados en el arte andalusí; aunque su destino final no sea la colina de Sabika, sobre la que se levanta la magnífica obra de arte, sino el barrio del Zaidín. El viaje de los asalariados del empresario italiano responde a motivos de trabajo, no de ocio. Llegan para jugar en el escaparate de Los Cármenes y hacer crecer su valor en el mercado. Son futbolistas de ida y vuelta a los que la afición rojiblanca ya se ha acostumbrado. El precio del rescate del 2009, cuando el equipo penaba en Segunda B, próximo a la desaparición.

Desde entonces, al conjunto que preside Quique Pina (por gracia de Ginno Pozzo) le ocurre lo que a la Alhambra: figura puntualmente a la cabeza del registro de visitantes. Estos, de más larga estancia. Candidatos a revalorizarse que, por supuesto, necesitan ser exhibidos. Este curso, llegaron 15 en verano y otros ocho en invierno, y del pase se han encargado por turnos Abel (ahora) y Caparrós (hasta mediados de enero). Entre ambos han usado hasta 34 futbolistas, convirtiendo al Granada en el equipo que más jugadores ha lucido en lo que va de temporada. El reparto de minutos discurre entre los 2.610 de Babín y los seis de Uche Agbo, centrocampista nigeriano del filial (y propiedad del Udinese, por supuesto).

En Córdoba tienen poco que envidiar al vecino. Sin necesidad de mecenas, los verdiblancos se han aupado a la segunda plaza en número de efectivos utilizados esta campaña, con 32. El más habitual es el portero Juan Carlos (2.160 minutos). El que menos ha contado (y contará) es Carlos Caballero, cedido al Veria griego tras cinco minutos de acción.

Salomao, el número 27

Antes de llegar al Dépor en la lista ya solo queda el Levante y sus 29 hombres empleados. Dos más de los que ha puesto en juego Víctor Fernández, que a fuerza de agitar el árbol ha aupado a los coruñeses al cuarto lugar en la clasificación de recursos exprimidos. Salomao ha sido el número 27 en saltar al campo en Liga.

El portugués se estrenó el domingo después de ver resueltos sus problemas físicos -momentáneamente, porque ayer ya no pudo entrenar por unas molestias en el sóleo-. Participó durante media hora en el choque contra el Espanyol, ocupando la banda izquierda. Unos metros por delante de su compatriota Luisinho, el jugador blanquiazul que más minutos acumula: 2.336 repartidos en 26 partidos como titular y uno en el que saltó desde el banquillo (en la jornada 2, frente al Rayo).

El ránking de protagonismo del curso actual evidencia cuál es la línea que mejores resultados le está dando a Víctor Fernández esta temporada. El Dépor ha conseguido mantener la portería imbatida en once ocasiones, diez desde que Fabricio se asentó bajo palos. El meta canario acompaña a Luisinho, Juanfran, Sidnei y Lopo en los seis primeros puestos de la tabla, en los que solo Cavaleiro se cuela como representante de los hombres de ataque. El internacional luso ha intervenido en tantos encuentros como el lateral zurdo, 27, pero en cinco lo ha hecho en condición de suplente.

Cambio de ciclo

El salto de categoría y el cambio de técnico se ha notado y entre los cinco futbolistas más usados durante la pasada campaña en Segunda, solo Bergantiños ha mantenido cierta asiduidad en Primera. Juan Domínguez ha pasado del primer puesto al trece, e Insua del segundo al once.

Exceptuando a Diakité, que se fue en el mercado de invierno, y a Helder Costa, que llegó entonces, Canella ha sido el menos empleado de entre quienes nunca antes habían vestido la camiseta blanquiazul.