La Voz / Redacción

Hace ya unos meses que se intuye que el Deportivo está abonado a una temporada más de sufrimiento que difícilmente se solventará antes de la última jornada de Liga. El equipo coruñés ha sumado 2 de los últimos 18 puntos en liza y aún así sobrevive fuera de la tabla rasa del descenso en la clasificación. En trazos gruesos, se resume así también lo que sucedió ante el Espanyol, un nuevo quiero y no puedo de los herculinos, con todo su talento en el campo pero sufriente para crear una ocasión de gol y desacertado cuando ésta surge. El Espanyol de Sergio jugó con la ansiedad coruñesa, dispuso de las ocasiones más claras y se pudo llevar el triunfo en dos ocasiones finales, cuando el Deportivo se quedó sin fuelle después de una mejor y más agresiva segunda parte que resultó insuficiente para los tres puntos que coronasen una jornada positiva en los resultados de los rivales. 

Más allá del resultado, son tiempos complicados para el Deportivo. Su vocación como equipo le pide marcha arriba pero carece de pegada para justificar su apuesta. En cambio, sufre en su equilibrio por más que con las semanas haya recuperado todo su talento lastimado en las enfermerías, quejumbroso en las transiciones y con la pujanza del centro del campo que le aupó lejos del descenso en su mejor tramo del campeonato perdiendo fuelle de manera preocupante. Todo en medio de un ambiente emponzoñado que genera frialdad cuando no hostilidad desde la grada en el momento más delicado de la Liga. Así se plantó el Espanyol en Riazor, con la pachorra de quien tiene casi todos los deberes hechos, a pesar de la ausencia de su Messi particular seguro en la idea de su entrenador de cierta rudeza y velocidad en ataque, jugando también con la ansiedad de un Deportivo necesitado de resultados y del abrazo de la grada.

Víctor Fernández cumplió lo que anunciaba durante la semana. Fariña recuperó la titularidad y desplazó a Lucas de la mediapunta para reubicar al coruñés en la banda derecha. El Deportivo amaneció en Riazor con la alegría en su toque de las últimas jornadas, móvil y punzante en sus combinaciones en los últimos 30 metros. Pero sin sensación alguna de peligro. El Espanyol se pertrechó bien en su campo, comenzó a taponar las subidas de los laterales locales y no se pensó en buscar en largo a Caicedo y a Lucas Vázquez. Así creó dos buenas ocasiones de peligro en 20 minutos, apenas las únicas salidas de su campo que provocaron el desasosiego en un Deportivo de fútbol y posesión estéril. Lucas Vázquez rompió la línea con una diagonal pero Sidnei evitó el mano a mano del de Curtis con Fabricio. El meta canario se tiró con todo ante Salva Sevilla casi en área pequeña para evitar un remate franco antes de que Caicedo embocase en fuera de juego. 

Víctor Fernández, entrenador del Dépor
«Hemos querido ganar, pero no encontramos espacios ni fluiden aunque tampoco sufrimos en defensa»Víctor Fernández, entrenador del Dépor

Al Deportivo le costaba meterle mano a la zaga del Espanyol, en la que un mal despeje de Álvaro propició el tiro de Cavaleiro dentro del área, mordido y fácil para Casilla. Poco después Fariña desbordó por vez única por el centro y ajustó demasiado su tiro raso pegado al palo. Fueron las únicas noticias en ataque de un Dépor romo, masticando en exceso la posesión y sin último pase, incapaz de poner un centro a Riera y sin chispa en su zona de creación, con Lucas fuera del eje donde cuajó sus mejores actuaciones desde su reaparición. No hubo noticias apenas de Juanfran y Luisinho en campo rival, y Borges y Bergantiños sumaron espesura al trío de mediapuntas.

Reaparece Salomão

Tras el descanso, el Deportivo quiso dar un paso adelante. Anémico de puntos y de fútbol en las últimas semanas, el empate ante el Espanyol le sabía más bien a poco, mientras los de Sergio hibernaban a la espera de un fruto suelto que llevarse a la boca. Se inclilnó el campo más por inercia que por peso en el juego, Casilla viendo rondar el balón por su área con mucha más frecuencia y algo más de mordiente. Fariña se situó a la izquierda, Cavaleiro en la derecha y Lucas más como segundo punta. Meneó las piezas detrás de Riera Víctor Fernández y hubo algo más de intención, algo más de punch. Lucas probó fortuna con un zurdazo cruzado que salió cerca del poste antes de que reapareciese Salomão en lugar de Fariña. La aparición del portugués un año y dos semanas después de su último partido de Liga (anecdótica su participación en Copa ante el Málaga) produjo un efecto casi inmediato: un pase del luso a Oriol Riera no lo pudo definir en el área el catalán, que pidió penalti de Héctor Moreno. 

Fueron los mejores minutos del Deportivo en el partido, cuando parecía que por fin su mayor agreividad en ataque hacía mella en un Espanyol conformista en su zona de zagueros. Así desnudó Bergantiós a la defensa rival con un pase elevado que Cavaleiro no acertó a convertir en gol ane Casilla, en la ocasión más clara del Dépor. Ahí murieron las esperanzas del equipo coruñés, ya con poco fuelle en el último cuarto de hora, ni siquiera revitalizado por la entrada de Toché y de Juan Domínguez. Riazor vio peligrar entonces el empate que en la previa sonaba a poco. Javi López cabeceó al larguero un córner pateado por Lucas Vázquez, y en el 89 Fabricio evitaba que se colase la falta directa chutada por Arbilla. El punto de Riazor permite al Dépor seguir fuera del descenso una semana más, una especie de burla de los coruñeses a un juego de equilibristas en el que están poniendo demasiado riesgo.

Ficha técnica

0 Deportivo de La Coruña: Fabricio; Juanfran, Lopo, Sidnei, Luisinho; Álex Bergantiños (Juan Domínguez, min.76), Celso Borges; Lucas Pérez, Fariña (Salomao, min.59), Cavaleiro; y Oriol Riera (Toché, min.68).

0 Espanyol: Casilla; Arbilla, Álvaro, Héctor Moreno, Duarte; Cañas (Montañés, min.70), Javi López; Lucas Vázquez, Salva Sevilla (Felipe Mationi, min.79), Víctor Sánchez; y Caicedo (Stuani, min.53).

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes, del colegio cántabro. Mostró amarilla a Víctor Sánchez (min.8), Javi López (min.30), Duarte (min.43) y Álvaro (min.88) por parte del Espanyol; y a Lopo (min.34), Sidnei (min.39), Celso Borges (min.50) y Álex Bergantiños (min.70) por parte del Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Deportivo suma ante el Espanyol un punto que sabe a poco