Urge cortar la caída del Dépor

Vicente Leirachá
Vicente Leirachá PUNTO DE MIRA

TORRE DE MARATHÓN

15 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Si el partido de Mestalla se hubiese jugado en Riazor, es probable que, si no lo ganaba, tampoco lo hubiese perdido el equipo coruñés. Es la impresión que me dio vueltas en la cabeza antes de conciliar el sueño en la misma noche del partido. Y así lo pensé porque vi al Deportivo en buen nivel a lo largo del primer tiempo pero se vino abajo en el segundo. No sé si la causa se debió al penalti -como dijo Víctor Fernández- pero está demostrado que los equipos cambian de verse con el empate a tener el marcador en contra. Algo parecido le sucedió al Valencia, pero al revés, porque no es igual verse en el primer tiempo incapaz de doblegar al equipo adversario que defender después marcador. Transformado el penalti, se le abrió el camino al Valencia que en 10 minutos consiguió aumentar el marcador al 2-0, sentenciando el partido que jugaba en su campo. Es muy posible que si fuera Riazor el escenario, los hechos y desenlace hubiesen sido distintos. No diremos que como aquel 3-0 de la primera vuelta, pero sí diferente a este de anteanoche en Mestalla.

Como todo lo dicho pertenece ya al pasado y la suerte del Deportivo se ventilará en el futuro, aunque tampoco en los cuatro próximos partidos como se dijo en algún medio, ahora hay que conservar la serenidad, intentado con más firmeza si puede ser, sumar puntos y empezando por los que se disputarán el domingo al Espanyol, rival al que esperamos que se le gane y no porque Riazor le resulte un escenario donde sus éxitos se cuentan y sobran con los dedos de una mano. Le vimos perder muchos partidos en Riazor, al revés de lo que nos sucede con el Valencia.

Así, pues, confiemos en vencer al Espanyol y el triunfo ayudará a reforzar los ánimos del deportivismo porque tiempo hay por delante para frenar esa caída del equipo, cuya recuperación urge, según nos demuestran los últimos resultados.