Los jugadores que dan esperanza al Deportivo

Fabricio, Sidnei, Wilk y Cavaleiro se han erigido en los referentes del equipo en esta difícil temporada


Pese al mal momento deportivo e institucional que se ha instalado esta temporada en el Deportivo de la Coruña, el terreno de juego ha ofrecido pequeños destellos positivos con el que poder albergar esperanza y optimismo de cara al futuro más inmediato del equipo.

Después de catorce jornadas, ese optimismo y esa esperanza han tomado la forma de cuatro nombres propios, cuatro futbolistas que se han convertido en un brote de ilusión para el deportivismo por el gran rendimiento que están mostrando y que pueden ser la base de un equipo cuyo único objetivo es mantenerse un año más en Primera División. Ellos son Fabricio Agosto, Sidnei, Wilk e Iván Cavaleiro.

Fabricio ha sido la irrupción más inesperada. Pocos podían prever a principios de temporada que en pleno mes de diciembre el cancerbero canario se erigiría en una de las piezas indiscutibles del equipo herculino, máxime con el fantástico rendimiento que Germán Lux había ofrecido durante todo el curso pasado en Segunda División.

El mal inicio del guardameta argentino acabó desembocando en la titularidad de Fabricio, quien desde entonces ha protagonizado actuaciones muy meritorias como las de Cornellá El Prat ante el Espanyol o frente al Córdoba, que sirvieron para que el equipo sumase dos valiosos puntos. Su presencia ha aportado una seguridad y serenidad muy necesaria para el equipo y ha servido para cortar la hemorragia de goles de principios de temporada. En los siete partidos disputados, Fabricio ha encajado cinco goles, habiendo permanecido imbatido en cuatro de dichos siete encuentros.

Sidnei y Wilk, la fortaleza y el equilibrio

Indispensable desde el principio uno y habiéndose consolidado con el paso de las jornadas el otro. Los caminos de Sidnei y Wilk han transcurrido desde caminos diferentes, pero ambos han llegado a este tramo de temporada convertidos en piezas fundamentales en la mejora de juego del equipo.

El central brasileño, llegado el último día de mercado procedente del Benfica, contó con la confianza de Víctor Fernández desde su llegada y lo ha jugado todo. Debutó en Ipurua ante el Eibar y desde entonces ha acumulado doce partidos, en los que su sobriedad y seguridad defensiva, su rapidez al corte y sus galopantes arrancadas al ataque al más puro estilo Naybet han acabado de convencer a la afición deportivista.

Por su parte, Wilk no gozó en primera instancia de la confianza del entrenador herculino, pero empeñado en ganarse un puesto en este Dépor, el polaco mantuvo la constancia en el trabajo y el esfuerzo hasta que ha acabado teniendo la oportunidad de entrar y consolidarse del equipo. El pasado verano, el centrocampista parecía tener pie y medio fuera del equipo tras la llegada de José Rodríguez y Medunjanin en su misma posición, pero el jugador acabó permaneciendo en la plantilla.

Inagotable en el sacrificio defensivo, Wilk aporta equilibrio táctico, esfuerzo, derroche físico y garra. El polaco no se ahorra un esfuerzo y con su constante brega se ha metido en el bolsillo a todo el deportivismo. Desde su irrupción en el once el equipo ha mejorado sensiblemente y, ante la falta de resultados, el centrocampista se ha erigido en el mejor jugador del cuadro deportivista en las últimas jornadas.

Iván Cavaleiro, juventud y dinamismo ante la falta de gol

Pese a su penalti fallado el pasado fin de semana ante el Málaga, Iván Cavaleiro está siendo una de las mejores noticias de la temporada de este Dépor. El joven delantero portugués de 21 años llegó este verano cedido procedente del Benfica y fue el autor del primer gol del Dépor esta temporada con su tanto en la primera jornada ante el Granada.

Pese a que desde entonces no ha vuelto a ver portería, Cavaleiro ha ido creciendo con el paso de las jornadas y su incansable derroche físico durante los partidos le han convertido en una de las referencias ofensivas del equipo. Las bajas de algunos futbolistas (Lucas Pérez, Salomao) y el bajo rendimiento de otros (Cuenca, Fariña, Hélder Postiga) le han permitido al portugués participar en todos los partidos de liga disputados, en los que ha hecho gala de su gran manejo de balón, su velocidad y sus incansables desmarques desgastando a la defensa contraria. Cavaleiro progresa a cada jornada que pasa y su papel apunta a tener una importancia primaria en el objetivo final de la permanencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Los jugadores que dan esperanza al Deportivo