El nuevo oficio de Juan Domínguez

Víctor retrasa su posición y le exige que se implique más en la recuperación


A Coruña / La Voz

Hace un año a estas alturas, Juan Domínguez estaba intentando meterse en la piel de Valerón. Fernando Vázquez pretendía que el naronés ganase peso en el equipo desde el puesto de mediapunta, mitigando de paso el vacío que había dejado el Flaco. Pero el experimento no funcionó. «Ahí recibo mucho de espaldas y no estoy tan cómodo como de mediocentro», explicaba el canterano en una reciente entrevista con La Voz.

Un curso después, el rol del 10 blanquiazul ha vuelto a dar un giro. «El entrenador me ve en una posición un poquito más retrasada a donde estaba jugando. Ahí el fútbol es el mismo, pero hay algunas responsabilidades que se acentúan más o posicionamientos que son un poco diferentes a lo que estaba acostumbrado (...) Tengo más responsabilidades defensivas», detallaba el futbolista.

En Los Cármenes obedeció el dictado del míster y como consecuencia se erigió en uno de los grandes protagonistas en el bando visitante. Fue, tras Lopo, el jugador que más pases dio, y también el que más faltas cometió de entre los 28 que saltaron al campo. No solo eso. En el resto de encuentros de la primera jornada no hubo nadie que cometiera tantas infracciones como Juan Domínguez, empeñado en frenar las transiciones del rival. «Tengo que ser más fuerte y tapar pases interiores y jugadores que se mueven por esa zona que son peligrosos». Esas eran las instrucciones del técnico.

Récord personal de faltas

Sus 7 faltas se convirtieron en récord personal en Primera. Hace dos temporadas ya había sido el líder blanquiazul en este apartado en cinco encuentros (frente al Málaga, el Espanyol, el Athletic el Zaragoza y el Celta), pero nunca había cometido más de tres. La brusquedad del naronés en Granada estuvo acorde con la del resto del equipo. Ningún otro conjunto cometió 26 infracciones en la jornada inaugural. Y el último Dépor que pasó por Primera dejó el listón de dureza en las 24 cometidas contra el Málaga el día del estreno de Paciencia. Ocho las firmó Bergantiños.

Precisamente la ausencia en las alineaciones del futbolista del barrio de la Sagrada y de Wilk obligan a Juando a ese esfuerzo extra en la recuperación. Contra el conjunto de Caparrós fue segundo en pases interceptados (también por detrás de Lopo).

A la falta de rodaje se le puede achacar algún despiste clave, que permitió a los hombres de la segunda línea local llegar sueltos a las inmediaciones del área de Lux (ocurrió en el tanto de Rochina).

Pero la incidencia de la reubicación no se ha limitado al aspecto defensivo, como el propio futbolista comenta: «Ahí tengo más importancia en la salida del balón, porque estoy más cerca de la defensa».

Más opciones de pase

Si José Rodríguez había sido el más buscado por sus compañeros en los duelos de pretemporada, Juan Domínguez lo fue en Los Cármenes. El canterano se declara feliz con su nuevo papel. «Estoy muy cómodo. Al tener más jugadores por delante voy a tener más opciones de pase y más salida de balón».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

El nuevo oficio de Juan Domínguez