Toché y Borja cambian de rol

El mal momento del madrileño apura la titularidad del fichaje de invierno


A Coruña / La Voz

La llegada de Toché había ampliado a cuatro el número de delanteros en el Dépor. A Borja, a Luis y a Arizmendi, a quien Fernando Vázquez ha utilizado preferentemente en la banda, se le unió Toché, el goleador anhelado. Veterano curtido en la categoría, rematador puro, el futbolista fichado en invierno no ha tardado en agujerear la portería contraria. Apenas 75 minutos de juego repartidos en tres partidos le han bastado para marcar dos tantos y llamar a las puertas de la titularidad.

El cambio de rol parece servido en el vestuario. El progresivo decaimiento de Borja llegó a su punto álgido el pasado domingo. El madrileño, que ayer no se entrenó debido a molestias leves en el tendón rotuliano, falló un penalti poco después de que el Sporting se adelantase en el marcador y el público se lo reprochó hasta el final, pese a su movilidad y a su esfuerzo en tareas defensivas. En el tramo final del partido, tras una pérdida en el mediocampo en la que trató de controlar el balón de espuela, Fernando Vázquez decidió sustituirlo por Luis Fernández. La grada lo reprobó en su despedida del césped y hasta se oyó algún abucheo.

Autor de ocho goles en más de 1.600 minutos, debutó con dos en el campo del Sabadell y maravilló con otros dos más solo unas jornadas después en el del Hércules. Presumía entonces de un cañón en la pierna derecha, así como de movilidad para encontrar la espalda de las defensas. Su primera diana en Riazor llegó a mediados de octubre, cuando remachó a gol aquel chupinazo de Culio al larguero contra el Zaragoza, y los siguientes se sucedieron contra el Alavés y el Numancia en diciembre. Por aquel entonces Luis Fernández ya lo había relegado en varias ocasiones a la suplencia, pero la lesión del canterano le devolvió los galones y le permitió defender desde el campo su etiqueta de delantero titular con otro gol a domicilio, en Córdoba.

Toché, cauto

Sin embargo, dos malos partidos contra el Sabadell y el Murcia y la guinda del duelo de rivalidad contra el Sporting han vuelto a situarlo en la picota. Mientras tanto, Toché se refirió al término del entrenamiento de ayer a su propio estado de forma y reconoció que todavía no está «bien», al tiempo que pidió «paciencia», porque se notó «un poco dubitativo con el balón». «Pero esperemos que esas sensaciones se vayan quitando y que poco a poco se vaya viendo mi mejor versión», declaró el futbolista, quien indicó que se fue «a casa pensando que podía haber hecho algo más».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Toché y Borja cambian de rol