Tensión en el primer equipo, nervios entre fabrilistas y juveniles


A Coruña / La Voz

Varios padres se encontraron con el mismo recibimiento al llegar a Abegondo para recoger a sus hijos tras el entrenamiento de la mañana. «Papá, vamos rápido para casa a coger las cosas que nos llevan a Portugal». Fueron muchos los fabrilistas y jugadores del juvenil a los que sorprendió la noticia de que serían ellos y no los integrantes del primer equipo quienes se medirían al Arouca en el primer amistoso de la gira lusa.

Un grupo de contingencia para enfrentarse a un recién ascendido a la primera división del país vecino. Necesario para cumplir con lo pactado por el club. En Abegondo se quedaba el grueso de la plantilla blanquiazul, esperando en el vestuario la llegada de Luis Rubiales, presidente de la AFE.

Antes, habían protagonizado el entrenamiento más escueto de la era Vázquez. Apenas una hora de ejercicios ligeros antes de retirarse sin hacer ninguna declaración a los medios. Solo el míster avanzó lo que el club confirmaría después cuando se le preguntó si el Dépor viajaría a Portugal: «el equipo profesional, no. Pero alguno irá».

Justificación de Rubiales

«No tiene sentido que viajen cuando lo que está en juego es el Deportivo. Es responsable la medida que han tomado, la respalda AFE, por eso mi presencia aquí. Hablo con futbolistas de Primera y de Segunda y todos están con sus compañeros. Se está jugando el futuro del Deportivo y con que cabeza se va a ir a jugar un partido a otro país», explicaba Rubiales tras reunirse con sus representados.

Ese fue el primero de los muchos encuentros que mantuvo ayer el presidente del sindicato de futbolistas, que no dejó de estar en contacto con los integrantes de la plantilla para darles detalles de las negociaciones y recabar sus opiniones.

Mientras tanto, en el modesto estadio del Arouca los chavales dirigidos por Devesa daban la cara ante un recién ascendido a la primera división lusa. Con Uxío ejerciendo de capitán blanquiazul, el equipo comenzó perdiendo tras un error de Sidibé a los dos minutos, pero supo encontrar el empate antes de que el encuentro llegara al descanso. Dani Iglesias anotó un buen gol en el minuto 42. Con el 1-1 finalizó el choque.

Lo más notable fue la presión individual que ejercieron los jugadores durante todo el encuentro. Una orden directa de Fernando Vázquez para los partidos de pretemporada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Tensión en el primer equipo, nervios entre fabrilistas y juveniles