Lendoiro elude su responsabilidad ante el inminente concurso del Deportivo

El presidente del club no aclaró a cuánto asciende la deuda del club con Hacienda


Redacción

«Si en los próximos días no hay acuerdo con Hacienda, habrá concurso». Así lo ha reconocido el presidente del Deportivo de La Coruña, Augusto Cesar Lendoiro. Insistió en que la situación del club depende exclusivamente de la negociación con la Agencia Tributaria, aunque se negó a revelar la verdad sobre la cantidad que adeuda el club a la Agencia Tributaria y se limitó a sembrar más dudas. Este periódico ya publicó que el club tiene pendiente con Hacienda pagos por unos 70 millones de euros más intereses, pese a que en las cuentas dibujadas por Lendoiro y facilitadas a los accionistas con vistas a la asamblea del viernes aparecen recogidos únicamente 37 millones. En todo caso, reconoció que la decisión de acogerse a la ley concursal si fracasan las conversaciones con Hacienda, se tomará antes de final de año.

En una rueda de prensa en la que los periodistas de La Voz de Galicia no pudieron hacer preguntas porque Lendoiro les prohibió el acceso, el presidente del Deportivo, igual que ya había hecho en la comparecencia de hace poco más de un mes en la que anunció el preconcurso, aludió a un supuesto trato discriminatorio por parte de Hacienda. «Pedimos que se nos iguale con otros clubes gallegos que estuvieron en la misma situación». Era una clara alusión al Celta, pero obvió que el club vigués sí se acogió a la ley concursal antes de alcanzar un acuerdo con sus acreedores.

Lendoiro explicó que esta mañana bajó al vestuario donde mantuvo una reunión con los jugadores y con Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Asegura que el encuentro sirvió para aclarar las dudas que pudieran tener los jugadores. «Que no haya malas interpretaciones de la reunión. Quisimos dar la sensación, que es la realidad, de que tanto AFE como el Deportivo, la Liga y el grupo de televisión estamos todos de acuerdo en buscar una solución de la mano».

Lendoiro repitió los argumento esgrimidos en aquella ocasión: que el concurso beneficia al Deportivo pero es «una derrota» para los acreedores, que sufrirán una quita de su deuda. «El problema viene de la deuda que mantenemos y del estrangulamiento que sufrimos. Si partiésemo de cero, tendríamos un superárvit de de ocho o nueve millones».

El presidente del Deportivo también descartó un descenso administrativo. «No hay ninguna posiblidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos

Lendoiro elude su responsabilidad ante el inminente concurso del Deportivo