La lluvia ofrece una tregua el domingo

La borrasca que visita Galicia mañana incluso dejará vientos fuertes en el noroeste y grandes olas


redacción / la voz

La previsión del tiempo para Semana Santa es la más importante del año, dada su alta demanda y también por la dificultad que presenta. En primavera el aire frío de origen de polar comienza a retirarse al mismo tiempo que aparece aire cálido subtropical. Es decir, las borrascas dan paso al anticiclón. Pero en esta etapa de transición, se complica mucho realizar un pronóstico para un día concreto y un lugar específico, porque un ligero movimiento de las altas o las bajas presiones tiene notables consecuencias. Este año, como seguimos en modo invierno, la previsión en Galicia parece bastante clara. Las borrascas irán entrando de forma sucesiva con sus respectivos frentes. Por tanto, las precipitaciones están garantizadas. En algunos momentos incluso caerán con intensidad, granizo y en forma de nieve a partir de los 600 metros, al menos durante las próximas 48 horas. La borrasca que visita Galicia mañana incluso dejará vientos fuertes en el noroeste y grandes olas.

Con todo, la incertidumbre reside en tratar de saber el estado de la atmósfera entre que sale una y llega otra. Cada vez que una borrasca abandona Galicia, permanece aire gélido que suele estar asociado a lluvia intermitente. Y en una situación de chubascos siempre hay margen para ver el cielo despejado, algo que sucederá con frecuencia estos días, tal y como ocurrió ayer mismo. La jornada empezó con un frente activo y tras una tarde de chaparrones acabó con apertura de claros.

Otra importante incógnita tiene que ver con el anticiclón de las Azores. Ahora mismo se bate en retirada pero los modelos apuntan a una ligera recuperación el fin de semana, antes de que el lunes llegue una nueva borrasca. Si se confirma, el sábado por la tarde habrá una mejoría breve pero sustancial de las condiciones meteorológicas. El cielo presentará grandes claros, sobre todo el domingo, y se producirá un moderado ascenso térmico.

La buena noticia de la configuración atmosférica actual es que el agua de los embalses no deja de crecer. La cuenca de Galicia-Costa roza el 90 % y la del Miño-Sil el 80 %. Algunos están al 100 % de su capacidad y otros se han visto obligados a abrir compuertas para no superar el límite de seguridad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La lluvia ofrece una tregua el domingo