Ganaderos y agricultores se apuntan al reciclaje

Muchos son los concellos que recogen, puerta a puerta, los plásticos que generan las explotaciones; también hay puntos de entrega para los envases de fitosanitarios


Redacción / La Voz

«Os gandeiros e os agricultores tamén sabemos coidar o medio ambiente». Quién habla es José Luis Camiñas, presidente de la cooperativa O Rodo, de Rodeiro. Según los datos de la Consellería de Medio Ambiente, en las explotaciones agroganaderas gallegas se producen al año 7.700 toneladas de residuos de plásticos. Es el material que se utiliza para confeccionar los silos, cubrir los invernaderos o tapar determinados cultivos. A mayores hay que tener en cuenta los envases de productos fitosanitarios. Para todos estos residuos cuentan ya los profesionales del campo con sistemas de reciclaje. Los plásticos son recogidos, en los municipios con mayor presencia ganadera, por los concellos, que han habilitado un servicio puerta a puerta. Los envases se depositan en unos puntos autorizados, donde el año pasado se recogieron 48 toneladas en toda Galicia. El campo gallego también recicla y se preocupa por el medio ambiente.

Mazaricos fue uno de los primeros municipios en preocuparse por ofrecer a sus ganaderos una solución para la gran cantidad de plásticos que se generan en las granjas. «Primeiro puxemos en marcha uns puntos de acopio, pero non funcionaban moi ben», cuenta su alcalde, Juan José Blanco. Se convertían en verdaderos puntos de vertido incontrolado en los que se depositaban residuos de todo tipo. Fue entonces cuando se optó por poner en marcha un servicio de recogida puerta a puerta. «Deixamos que os gandeiros xunten un pouco de plásticos e despois facemos unha ruta», explica el regidor. El sistema, al principio, era gratuito hasta para las arcas municipales. Ahora tiene un coste anual de unos 12.000 euros, asegura el alcalde. El mismo sistema funciona en otros municipios como Muxía. «Os recollemos os mércores e os sábados e os levamos ao punto limpo», informan en el Concello. Zas, Dumbría, Vimianzo son otros municipios que siguen este ejemplo.

Los puntos limpios se han convertido en el lugar de referencia para aquellas localidades que carecen de servicio de recogida. «Os nosos agricultores depositan os plásticos no punto limpo», explica Fernando Vega, de la cooperativa Horsal, la más importante de Galicia en el sector de la huerta. Hace años hicieron algunas campañas para informar a sus socios y, ahora, son estos los que los llevan a reciclar.

Los propios ganaderos reconocen que el sistema funciona y «que xa non hai moitos problemas cos plásticos. Os concellos encárganse de facer as recollidas e xa non se queiman», añade Camiñas. Sucede lo mismo con los envases de fitosanitarios. «Nós temos na cooperativa un punto de recollida Sigfito», cuenta. Es el nombre de la empresa que gestiona estos envases y que cuenta con decenas de puntos de recogida repartidos por toda Galicia. El pasado año recogió 48 toneladas de este tipo de residuo en la comunidad, la misma cantidad que en el 2017.

Sobre el reciclaje de residuos agrícolas versa también la campaña que ha puesto en marcha la Federación Galega de Medio Ambiente, en colaboración con la Diputación de A Coruña. En ella explican que los plásticos que actualmente utilizan en las granjas ya no se pueden aprovechar para otro uso y que, si no se gestionan adecuadamente, pueden provocar un deterioro progresivo del medio ambiente. La federación ha editado una guía en la que explica las diferentes prácticas que se deben llevar a cabo para reciclar estos residuos. También, la política de residuos de la Unión Europea, que apuesta por prevenir y reciclar estos materiales. Estos significa, en primer lugar, que los profesionales del campo apuesten por utilizar la menor cantidad de plástico posible y que, una vez que este ya no sirva, se recicle de forma adecuada. Aconsejan, por ejemplo, separar los plásticos negros de los blancos y los finos de los gruesos. También, entregarlos lo más limpios de residuos, como tierra o vegetales, posible. Y atarlos y almacenarlos correctamente hasta que vengan a recogerlos. En lo que a envases fitosanitarios se refiere, piden al agricultor que los enjuague tres veces con agua antes de mandarlo a un punto de recogida.

La campaña incluye, además, un servicio de asesoramiento personalizado, que puede solicitarse en las oficinas de Fegama, la organización de seminarios y la instalación de un puesto en los principales mercados y ferias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Ganaderos y agricultores se apuntan al reciclaje