Galicia planta cara a la basura marina con acciones que la combaten por tierra y mar

A. Buíncas REDACCIÓN / LA VOZ

TERRA

Martelo

En torno a 200 pescadores y mariscadores han cobrado por lo que no hace mucho tiempo parecía imposible: salir a capturar basura en lugar de peces y bivalvos en caladeros y arenales

25 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay quien vaticina -léase la británica Fundación Ellen MacArthur, que soltó la bomba en el Foro de Davos de hace ahora dos años- que en el 2050 habrá en el océano más toneladas de plástico que de peces. Es una previsión. Y lo bueno (o malo) que tienen las previsiones es que pueden cumplirse... o no. Desde el luego, el mundo está intentando frustrar ese augurio. Puede que un poco más tarde de lo que convendría, pues se está llegando a un punto que va a ser posible ver una tortuga con mascarilla -y no precisamente porque la haya adquirido en una farmacia para protegerse contra el coronavirus-, pero parece que la sociedad ha tomado conciencia del problema.

Cada vez se aprecian más conspiraciones para frustrar los vaticinios de esa entidad. Movimientos a veces colectivos, a veces individuales o de grupo, que confabulan contra la Fundación Ellen MacArthur ayudándola a cumplir sus objetivos. Porque precisamente la meta de la organización no es otra más que conducir al mundo hacia una economía circular en la que el plástico nunca, jamás, se convierte en desperdicio ni contaminación.

Martina Miser

Galicia se ha sumado a esos movimientos. Surgen por doquier iniciativas de recogidas de basuras en playas, puertos y fondos marinos. Acciones impulsadas en ocasiones a título particular, por asociaciones o colectivos, y a veces desde las instituciones, con medidas que alientan la retirada de residuos del mar, para evitar que los plásticos superen a los peces. Galicia quiere ver su Mar Limpo, hasta el punto de que se está pagando por pescar plástico. Plástico y otros desperdicios.