Ellas los prefieren con cuadros

Las mujeres lo tienen claro: los hombres mejor con camisas de cuadros, por fuera del pantalón, como si se tratarán de leñadores recién salidos del bosque


Redacción

Evitando los chistes fáciles de quedarse a cuadros y a pesar de que la camisa por excelencia siempre es y será la blanca, las de cuadros van ganando terreno. Sobre todo, si los hombres prestan atención a los gustos y consejos femeninos. Ellas lo tiene claro y las colocan en su lista de favoritos del armario masculino. Tanto es así, que las han importado a su vestidor y llevan ya siendo tendencia femenina varias temporada. La clave es que les importa muy poco los colores o cómo las combinen, para ellas lo realmente importante está en que tengan cuadros. El resto es lo de menos. Y, poco a poco, los hombres han ido tomando nota.

El origen probable detrás de este amor profundo e incondicional de las mujeres hacia las camisas de cuadros radica, según los gurús de la moda, en esos ídolos de adolescentes de principios de los 90 que cayeron en la tentación de lucirlas para todo. Si no que se lo digan a los protagonistas de algunas series y a otra tanta cantidad de cantantes que se podían vestir solamente a base de cuadros y de rayas.

Sin embargo, muchos otros expertos también indican que quizás lo que está detrás de este enamoramiento profundo sea el look leñador, que últimamente se ha impuesto como reivindicación de la vida en el bosque o alpina. No es ningún broma, y algunas revistas ya califican esta tendencia como los hombres «leñasexuales». Son los nuevos metrosexuales, que basan su estilo en botas de montañas, pesados abrigos, mochila a la espalda y, como punto central, las camisas de cuadros. Pero no de cualquier forma: la camisa de cuadros siempre tiene que ir por fuera, nada de metida por dentro del pantalón, y de la talla apropiada, nada de dos tallas más grandes para aprovecharla y lucirla como chaqueta por encima de las camisetas.

Aunque las teorías están ahí, no existe un origen claro. Pero, a pesar de ello, la moda ha cuajado. Y de que forma. Ya sea culpa del amor femenino por ellas o por propia voluntad masculina, solo hace falta echar un vistazo para comprobar que no hay ningún hombre que no tenga una camisa de cuadros en su armario. Si miramos dentro del panorama nacional, solo hay que ver a Jordi Évole, que pocas veces renuncia a ponerse una de ellas para sus programas. Pero, en realidad, no es el único. La lista es larga, y se incrementa si marcamos horizontes más lejanos. A Justin Timberlake es habitual verlo con una de estas en sus conciertos, lo mismo que a Adam Levine, el vocalista de Maroon 5. En el apartado de actores, Justin Theroux -conocido por ser el prometido de Jennifer Aniston- ha exportado su amor por estas camisas a su personaje en The Leftovers que se enfunda en ellas tan pronto como se deshace de su traje de policía. Otro intérprete, Joseph Gordon-Levitt incluso se ha atrevido a llevarlas al terreno de las alfombras rojas, es decir, las ha empezado a lucir con trajes.

¿Y con traje? También

A pesar de que pueda parecer una aberración, lo cierto es que ellas las ven con buenos ojos. Y razón no les falta así que ellos se han atrevido y les han dicho adiós a las camisas blancas por antonomasia para ir de etiqueta y aportarla un toque más fresco y casual al look. Su razonamiento no es descabellado, sobre todo después de incorporar los tonos azules, rosas y malvas a la gama de camisas básicas, y se pueden llevar tanto con traje liso como los de cuadros. Todo está autorizado siempre que se sepa combinar y no sea estridente.

Y así, en medio de esta marea de cuadros, el único problema que tienen ellos es saber cuál escoger. Difícil, lo que se dice difícil, no lo tienen. Con la condición de que sean de manga larga, aunque sea simplemente para arremangarse -que es como mejor les sientan-, las opciones son varias: rojo con verde sobre fondo blanco, azul y negro con blanco con cuadros pequeños, malva y verde con azul y blanco, o de cuadros de vichy bicolor azul y rojo - que se pueden encontrar dentro del estilo Casual Work en El Corte Inglés-. Eso sí, ojo con el tipo de cuadros, si son muy pequeños pueden dañar a la vista. Aunque al final del día, para ellas será lo de menos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Ellas los prefieren con cuadros