Las famosas y su obsesión por disfrazarse

Suelen marcar tendencias en casi todo, pero, a veces, se equivocan, y mucho


Redacción

Les gusta llamar la atención, y no pueden alegar lo contrario. Las famosas, o pseudofamosas, de turno ya sean actrices, cantantes o modelos, tanto en este como en el otro lado de Atlántico, acuden a las alfombras rojas, sean del tipo que sean, con el único objetivo de acaparar flashes y más flashes. A veces, lo hacen para bien, es decir, coronándose como la mejor vestida y maquillada -ojo, que no todo es el vestido y los complementos elegidos- de la noche llevándose la corona y todos los laureles. Sin embargo, como este galardón está cada vez más cotizado, algunas se empeñan en llevar a cabo la estrategia contraria e intentar alzarse como «la peor», literalmente, disfrazándose. A propósito o sin querer, en estos tiempos que corren, se convierten en auténticos fenómenos virales protagonizando «memes» que se convierten en trending topic en Twitter. Y como arriesgar con el vestido es la salida fácil, más conocida y también más aburrida, muchas apuestan ahora por «sorprender» con su maquillaje.

Mientras los expertos en la materia le explican al resto del mundo que la clave ahora es el efecto «cara lavada», ellas se empeñan en convertir su rostro en un verdadero lienzo alejado de los tópicos. Así, y con el disfraz por bandera, arriesgan a lo tonto con bases demasiado bronceadoras convirtiéndose en primas lejanas de Naranjito, o se van al otro extremo con una excesivamente pálida como si nunca las hubiera visto el sol, al estilo vampiro -tal y como intenta Rihanna en la fotografía-. Pero, sus errores no terminan aquí ya que también suelen abusar de la sombra de ojos, sobre todo en cuanto al delineador negro se refiere. Algunas, en su afán por innovar, apuestan por otros tonos -como Jennifer López en la imagen- sin gran éxito. La tríada de errores capitales la completan los labios, ya que muchas apuestan ahora por alejarse del tradicional gloss, rosas o rojos para jugársela por colores como el morado o el violeta que no le sientan bien a todo el mundo por la forma de sus labios, su tono de piel o, incluso, su look habitual.

¿Y cómo acertar?

Sin ánimo de hacer sangre, lo cierto es que las famosas son seres humanos y cometen errores. Y, aunque nos parezca mentira, a veces, también atinan y marcan el camino a seguir al resto de mortales. Con todos sus aciertos, que también son muchos, ellas, junto con los diseñadores, han marcado el camino a seguir ahora que toca cambio de estación. Después de olvidarse durante tres meses del maquillaje a todas horas gracias al calor estival y las vacaciones, llega el momento de regresar a la rutina, pero teniendo en cuenta las nuevas tendencias en esta materia, y que se pueden encontrar en El Corte Inglés -con un 20 % de regalo en perfumería, cosmética, maquillaje y parafarmacia del 3 al 19 de octubre en una selección de productos para próximas compras en estos mismos departamentos, hasta el 26 de octubre (aparatos eléctricos no incluidos)-.

El efecto «cara lavada», o la naturalidad convertida en maquillaje, sigue siendo una de las opciones con más seguidores. Con una base ligera, un toque melocotón o rosa claro para las mejillas, un tono empolvado o solo brillo para los labios y una sutil raya de ojos para dar profundidad, se logrará una combinación que ya triunfó la pasada temporada y lo seguirá haciendo esta. Pero no todo iba ser la naturalidad. Aunque para el día a día será la mejor, y casi única, opción, para las noches se abren dos vías. Por un lado, una más glamurosa, de diva de Hollywood, apostando por el dorado, el negro y el gloss como estrellas del maquillaje. Para las que busquen arriesgarse más, estilo «femme fatale», las claves serán unos ojos ahumados con mucha máscara de pestaña y los labios definidos en rojo carmín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Las famosas y su obsesión por disfrazarse