Guía para superar el problema de la impuntualidad

La Voz REDACCIÓN

TENDENCIAS

Llegar a tiempo a los sitios es cosa de los británicos, el resto del mundo desconoce la hora exacta de las citas

20 ago 2014 . Actualizado a las 14:10 h.

Lo primero, suprimamos de esta información a los ingleses. Ellos viven en un mundo aparte y hacen real lo impensable: llegar siempre a la hora establecida a la cita. Da igual el momento del día, el lugar, la meteorología -probablemente lluviosa- o la tipología del evento concertado, ellos llegan con tiempo ayer, hoy, mañana y eternamente. Quizás sea que su capital, Londres, cuenta con unos de los relojes más famosos del mundo, el Big Ben, pero ellos aparecerán a su hora o antes de tiempo. El resto de los mortales, mientras tanto, nos tenemos que conformar con ajustar las manecillas o retrasar cinco minutos el reloj para poder llegar de forma puntual a la cita. ¿Que por qué llegamos tarde? Nadie lo sabe, lo único claro es que en nuestra sociedad está más que aceptado, no así en países anglosajones y algunos europeos. Manía, costumbre, defecto extendido... por ahora las opciones son múltiples, pero ningún estudio de esos que descubren hasta el aspecto más recóndito e impensable de la rutina humana ha sido capaz de dar respuesta única a esta complicada cuestión. Algunas investigaciones lo que sí han hecho es establecer una serie de patrones que siempre se repiten, como, por ejemplo, el gusto a posponer los asuntos pendientes así como dificultades en la atención o el control.

Y así el mundo se divide entre aquellos que llegan tarde los primeros y aquellos que llegan tarde siempre los últimos. Pero, al final, como una mantra que se repite a lo largo de las décadas la impuntualidad es la mejor característica que nos define. Eso sí, lo único en claro de esta curiosa afición es que cuando alguien nos espera con cara de malas pulgas por el retraso, siempre tenemos en la manga una excusa: que si el tráfico, que si una llamada de última hora... la cuestión está en echar balones fuera. No somos capaz de llegar a la hora, pero sí de tener preparada una buena evasiva para evitar la bronca de turno. Como lo primero para superar un vicio es reconocerlo y decirlo en voz alta, repitamos todos juntos: «siempre llego tarde, soy un impuntual». Con esta fase superada, ¿qué podemos hacer para superar este mal? La lista de consejos es tan interminable como veces hemos llegado tarde.

En el que parece que coinciden todos los expertos para superar la impuntualidad es en calcular el evento como si se produjese quince minutos antes. Así siempre se jugará con un cierto margen de maniobras para evitar las tradicionales excusas del tráfico u otros quehaceres rutinarios. La opción de poner múltiples alarmas también es aconsejable. Para los casos más extremos, baraja la posibilidad de llenar la casa o la oficina con pequeñas notitas o post-it para así recordar las citas e intentar llegar a tiempo.