José María Merino, premio Nacional de Narrativa

El Ministerio de Cultura considera «El río del Edén» del escritor coruñés la mejor obra de narrativa publicada en España en el 2012


El escritor gallego José María Merino ha obtenido el Premio Nacional de Narrativa por su novela El río del Edén. El galardón que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte está dotado con 20.000 euros y reconoce la mejor obra de narrativa publicada en España en el 2012 en castellano o en cualquiera de las otras tres lenguas cooficiales.

En jurado que ha seleccionado hoy la obra de José María Merino (A Coruña, 1941) ha estado formado, entre otros, por Salvador Gutiérrez Ordóñez, Ángeles Encinar Félix, Fernando Valls Gúzman, Paula Izquierdo y Marcos Giralt Torrente, ganador en el 2011. El ganador de la pasada edición fue Javier Marías, quien rechazó el galardón.

Cuando se publicó la novela, en noviembre del 2012, José María Merino explicó aque tenía «muchas ganas» de escribir una historia de amor. «Vivimos en una cultura de la deslealtad y de la palabra equívoca, y sería muy buena una cultura de la lealtad. Los primeros que tendrían que empaparse de ella son los políticos», afirmó entonces Merino en una entrevista en la que ha habló de esta nueva novela con la que el autor recuperaba otra de sus obsesiones: el tema del doble.

También está muy presente la naturaleza, como una protagonista más. «La naturaleza está en el libro al igual que el río porque los protagonistas, cuando se conocieron, vivieron un idilio maravilloso allí, en el alto Tajo, que tiene una gran belleza en la laguna de Taravilla, un territorio donde dice la leyenda que el conde Don Julián, un gran traidor, ocultó sus tesoros».

Según Merino precisamente el conde Don Julián representa la traición de la ha querido hablar en medio del escenario natural al que el autor le da mucha importancia, «es como un personaje más», matiza. El escritor y académico también ha manifestado que se sentía muy contento tras haber asistido al Congreso de la Lengua, que se clausuró ayer Panamá, después de cuatro días de reuniones. «Estoy también muy contento -añade- porque este tipo de congresos te permiten tener un contacto fluido con las academias y todos los que hablamos la misma lengua, que necesita que de cuando en cuando que se hable amigablemente de ella y su futuro».

José María Merino publicará en breve un libro de cuentos que posiblemente lleve el título de La trama oculta, ha avanzado. Publicado por Alfaguara, el libro pertenece a esa serie de los espacios naturales que José María Merino empezó con El lugar sin culpa y que, en cierto modo, siguió con La sima. Coruñés de nacimiento y afincado en León, este escritor eligió un río para su nueva novela porque también le gustaba, «desde el punto de vista metafórico, la idea del río como algo pasajero». «Es como la memoria y el olvido. El río tiene ese significado de lo que fecunda y del abandono, lo que queda y lo que pasa», comentó Merino, uno de los narradores españoles de mayor prestigio.

Eligió el alto Tajo «por su belleza natural» y porque la laguna de Taravilla es territorio de leyendas, y en ella el conde don Julián, El gran traidor, arrojó sus tesoros, arrepentido de haber facilitado la entrada de los árabes en España. Merino recorrió la zona durante un largo fin de semana con su mujer y quedaron «impresionados por las aguas tan misteriosas de la laguna, con ese color especial que tiene. Era el lugar idóneo para contar una historia de amor; es una especie de paraíso y la novela es una metáfora del Edén».

En esos parajes, Daniel y Tere, los protagonistas, vivieron una apasionada historia de amor cuando eran jóvenes. Tras la muerte de su mujer a causa de un desgraciado accidente, Daniel vuelve a recorrer ese camino acompañado por su hijo Silvio, un adolescente con síndrome de Down. Ambos quieren depositar en la laguna la urna con las cenizas de la fallecida.

El Jurado del premio considera que «se trata de una obra en la que el autor adopta una segunda voz autorreflexiva para dar vida a un microcosmos familiar», que gira en torno a un niño con discapacidad y a las crisis que su aparición provocan en la vida familiar.Constituye una obra tan técnicamente arriesgada como bien resuelta, que va adquiriendo tensión a medida que avanza el relato y cuyos problemas cruciales, como el derecho a una muerte digna, «se encuentran perfectamente expuestos», ha subrayado el jurado que ha premiado hoy a Merino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

José María Merino, premio Nacional de Narrativa