Contar la historia de América desde un crimen

La nueva temporada de «True Detective» recupera el ritmo de la primera


redacción / la voz

No es True Detective una serie de consumo rápido, máxime en esta tercera temporada, que recupera el ritmo de la primera. Ambientada en la Arkansas profunda y pobre, los treinta años de la trama permiten ver la evolución de los personajes, la política y la sociedad.

Dos buenos pero desmotivados policías se enfrentan en los ochenta a la desaparición de dos niños, los hermanos Will y Julia Purcell, en los últimos cursos de primaria. El cativo aparece muerto y de la niña nada se sabe.

Esa es la historia principal, pero no desdibuja las secundarias, que por momentos la difuminan: el machismo, con un protagonista que no soporta que su mujer sea más brillante que él y una sociedad que señala al padre de los desaparecidos por considerarlo débil; el racismo, contado a través de las víctimas, incluido el propio protagonista, cuya carrera ayudó a truncar su color de piel; la Iglesia, poderosa y controladora; los altos mandos policiales, más pendientes de la prensa que de la verdad; el maltrato a los veteranos de guerra (de Vietnam), abandonados a su suerte y hasta odiados como metáfora de un país perdedor, personificado también en la madre de los Purcell; y la memoria, asunto central y tal vez la reflexión más interesante al vincularla a las relaciones de pareja y el poder del otro en la historia personal.

True Detective

EE.UU., 2019 ***

Director: Nic Pizzolatto. Actores: Mahershala Ali (Wayne Hays), Stephen Dorff (Roland West), Carmen Ejogo (Amelia Reardon), Scoot McNairy (Tom), Mamie Gummer (Lucy).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Contar la historia de América desde un crimen