«Buscadores de naufraxios» bucea en el Tonghai en plena ría de Ferrol

Este mercante sueco chocó contra el buque inglés Eso Cardiff en noviembre de 1953 a la altura de Cabo Prioriño. Transportaba yute

El barco se hundió en la boca de la ría en noviembre de 1953
El barco se hundió en la boca de la ría en noviembre de 1953

redacción / la voz

Mañana, a las 20.15 horas en TVG, Buscadores de naufraxios se adentra en la ría de Ferrol para sumergirse a 65 metros de profundidad, donde descansan las impresionantes máquinas gemelas del Tonghai. Tanto la arriesgada profundidad a la que se encuentra el pecio como el enorme tráfico marítimo de la ría convierten esta inmersión en la más peligrosa a la que los buzos del programa se han enfrentado.  

El Tonghai era un buque mercante sueco de 140 metros de eslora que salió de Calcuta en dirección al puerto de Gotemburgo, en Suecia. El 5 de noviembre de 1953, a la altura de cabo Prioriño, se les echó la niebla encima lo que facilitó que se produjera la colisión entre el Tonghai y el buque inglés Esso Cardiff.

El fuerte impacto abrió una considerable vía en el casco del Tonghai, lo que obligó a sus tripulantes a abandonar el barco y trasladarse al Esso Cardiff. A pesar de los intentos de rescate por parte del remolcador francés Abelle 26, que no tardó en llegar, el Tonghai terminó hundiéndose a la entrada de la ría de Ferrol. «Si sabes dónde queda el casco, está tan cerca de la boca de la ría de Ferrol que dices: ¡Uf!, después de venir muchas millas remolcándolo se quedaron a un paso los pobres», explica el buzo escocés John Coyne en el Buscadores de naufraxios de mañana.  

La historia del Tonghai cayó en el olvido hasta que, durante una inmersión, Coyne descubrió una placa en la que se leía el año y el lugar de construcción del buque: «Goteborg 1940». Esa fue la pista que permitió identificar el pecio. Hasta entonces, los pescadores de la zona lo conocían como el barco de yute». «Porque era a carga que levaba, unha especie de estropallo de arame», explica el pescador Marcos García, «e moitas veces nos anzois viña todo como con lama, oxidado... viñan restos da carga do barco».

A pesar de ser un pecio conocido, pocos buceadores lo han visitado. Los 65 metros de profundidad a los que se encuentra y la proximidad al canal de entrada a la ría hacen que la inmersión sea bastante peligrosa. «É unha zona complicada. Aí normalmente hai moito tráfico de barcos. É un sitio perigoso para mergullar -explica Marcos García-. Eu teño estado mergullando e meterme un pouco na canle, e pelexar contra a corrente é case imposible».

«Moitos pecios en Galicia están despezados, dinamitados ou espoliados, e é unha pena -explica en el programa de mañana Santiago Salido, buzo técnico-. Entón empezas a preguntarte que hai máis abaixo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Buscadores de naufraxios» bucea en el Tonghai en plena ría de Ferrol