La tragedia del Solway, hoy en el segundo capítulo de «Buscadores de Naufraxios»

TVG emite la segunda entrega del programa, que muestra los restos de este naufragio, origen de nuestro sistema de faros actual


redacción / la voz

Esta noche a las 23.15 horas llega a Televisión de Galicia la segunda entrega de Buscadores de Naufraxios. El programa se sumergirá frente a la costa de Malpica para buscar los restos de uno de los primeros vapores de paletas que cruzaron el Atlántico: el Solway. Un naufragio en el que fallecieron 35 personas, convirtiendo la ciudad de A Coruña en puerto negro para la navegación mundial y propiciando el sistema de faros que tenemos actualmente en nuestra costa.

El capítulo está centrado en el RMS Solway, un vapor de correo y pasaje propiedad de una de las mayores compañías navieras de la época, la Royal Mail Steam Packet o, como se conocía popularmente, «La Mala Real Inglesa». Este navío inglés partió de Falmouth en dirección a las Antillas Británicas en abril de 1843 con 133 personas a bordo. Era un barco de lujo que transportaba pasajeros británicos de clase alta en una época en la que el turismo comenzaba a popularizarse.

El día 7 de abril, tras hacer escala en el puerto de A Coruña, el Solway prosiguió su viaje hacia las Indias Occidentales. Era un día apacible con el mar en calma, pero las corrientes arrastraron al vapor hacia la costa, lo que provocó que, sobre las 21 horas, ya de noche, el barco embarrancara en los bajos de Baldaio. Estas peligrosas rocas que ocupan varios kilómetros cuadrados y que se sitúan frente a la playa de Razo, entre Caión y Malpica, han sido causantes de numerosos naufragios a lo largo de la historia. El capitán Duncan, al mando del Solway, dio aviso al puerto de Caión de lo sucedido.

Al lugar llegaron varias embarcaciones de la zona que consiguieron salvar a gran parte de la tripulación, pero no pudieron evitar que el propio capitán y otras 34 personas fallecieran en el suceso. El Gobierno Británico señaló la escasa iluminación de la costa gallega como la culpable del naufragio. En aquella época el faro más cercano a los bajos de Baldaio era la Torre de Hércules, por lo que es probable que su haz de luz no alcanzara el lugar del embarrancamiento. Esto contribuyó a que, pocos años después, se creara el primer Plan General de Alumbrado de las Costas Españolas, por el cual se construyeron los faros de Fisterra y Estaca de Bares, entre otros.

Asimismo, el naufragio del Solway hizo que los ingleses se percataran del gran peligro que suponía navegar cerca de la Costa da Morte, por lo que decidieron priorizar el puerto de Vigo por delante del de A Coruña para sus paradas. Los grandes trasatlánticos ingleses de turistas no volverían a atracar en el puerto herculino hasta finales del siglo XX.

En Buscadores de Naufraxios, Tono da Rosenda, como se le conoce en Malpica, será el encargado de guiarnos por las profundidades de los bajos de Baldaio donde, hace apenas unos meses y por casualidad, se topó con el pecio del Solway. «Estaba yendo al erizo y, de repente, me encontré con unos restos», explica el buzo, quién a raíz de este hallazgo comenzó a investigar de qué barco se trataba.

Tras varias inmersiones y gracias a la colaboración de Fran Amado, un expatrón de Malpica con amplios conocimientos sobre barcos hundidos, pudieron ir descartando barcos hasta quedarse con uno: el Solway. Tarea que no fue sencilla, ya que a comienzos del siglo XIX numerosos navíos naufragaron en los traicioneros bajos de Baldaio.

Sin embargo, gracias a que aún se conserva el característico eje de paletas del vapor y a que Tono encontró varios trozos de vajilla que coincidían con los de la compañía del barco, pudieron llegar a la conclusión de que habían encontrado el Solway. Uno de los hallazgos subacuáticos más importantes de los últimos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La tragedia del Solway, hoy en el segundo capítulo de «Buscadores de Naufraxios»