Las mañanas de Cuatro aparcan la política y giran hacia el entretenimiento

El humorista Dani Martínez se pone desde hoy al frente de «El concurso del año»

.

redacción / la voz

Dos concursantes frente a siete desconocidos cuyas edades deberán adivinar. En juego, un bote de 50.000 euros adjudicado desde el principio y que se mantendrá intacto mientras los aspirantes vayan acertando, pero se irá reduciendo con cada año atribuido de más o de menos a los participantes. Estos también tendrán la oportunidad de llevarse un premio si consiguen despistar a los concursantes y lograr que no averigüen cuál es su año de nacimiento. Eso, algunas pistas y dosis de humor e improvisación con el presentador Dani Martínez es lo que ofrece desde hoy El concurso del año, un nuevo formato que llegará a Cuatro a diario a partir de las 13.20 horas.

Martín asegura que el programa, una adaptación del francés Guess My Age, invita a «involucrarse desde casa» con el reto de adivinar la edad, algo que siempre se ha considerado tabú e incluso una señal de descortesía y que el programa quiere ahora convertir en espectáculo. «Lo de la edad sigue siendo una cuestión delicada. Tanto si te pasas como si te quedas corto, tus respuestas pueden meterte en un lío con la otra persona.», confiesa el cómico, que se pondrá por primera vez al frente de un programa.

Con El concurso del año, Cuatro se convierte en la primera cadena en mover ficha de cara a una de las franjas de programación que estarán más disputadas con la llegada de la nueva temporada. Los concursos se han convertido en uno de los contenidos estrella del horario previo a las noticias de las tres de la tarde desde que La ruleta de la suerte, antes en las mañanas, retrasó su horario de emisión. El éxito de audiencia del concurso en su nuevo emplazamiento llevó a Mediaset a probar suerte con un movimiento estratégico en Telecinco: la emisión de un Pasapalabra en familia que obligó a Christian Gálvez a hacer doblete hasta que la baja audiencia de este formato matutino acabó por sentenciarlo. La ruleta había ganado así su primera batalla.

Ahora Mediaset vuelve a probar suerte con un nuevo concurso, esta vez en Cuatro, para intentar ganar audiencia con este nuevo formato de entretenimiento.

El otro género estrella de esta franja horaria son los informativos. Al rojo vivo y su tertulia política fue el responsable de que este contenido ganase adeptos en las mañanas, un horario que tradicionalmente había estado reservado para los magacines más ligeros.

Hasta junio, este programa tenía como competencia directa a Las mañanas de Cuatro, otro espacio de debate de actualidad que en su última etapa presentaba Javier Ruiz. El programa fue cancelado por sorpresa a finales del mes de mayo. La franja matinal de la cadena daba por concluida así su incursión en la arena política para preparar unas nuevas mañanas, desde hoy compuestas por Mujeres y hombres y viceversa y El concurso del año.

Pugna de informativos

Quienes sí seguirán frente a La Sexta en la batalla por la información serán Telecinco y Televisión Española. El canal principal de Mediaset sigue apostando de momento por Ya es mediodía, un programa informativo presentado por Sonsoles Ónega que se emite después de El programa de Ana Rosa y que llegó hace dos meses para sustituir Pasapalabra en familia por una propuesta de actualidad. No obstante, ante el bajo rendimiento de audiencia, en las últimas semanas el espacio ha incorporado contenidos más ligeros y noticias del corazón.

A partir de septiembre, también los mediodías de La 1 de Televisión Española se volcarán en la información con un programa de actualidad y debate que presentará el periodista gallego Xabier Fortes después de Las mañanas. TVE anunció hace unos días su proyecto de dar un vuelco en esta franja horaria hacia las noticias, en competencia directa con Al rojo vivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las mañanas de Cuatro aparcan la política y giran hacia el entretenimiento