Tamar Novas: «Tanto en cine como en televisión se pueden contar buenas historias»

El actor, que graba en Galicia «Fariña» para Antena 3, pronto estrenará en Movistar+ «La zona»


Redacción / La Voz

Con once años debutó en el cine como el Roque de La lengua de las mariposas. Ahora rueda en Galicia la serie de Antena 3 Fariña, donde interpreta a Roque, amigo de infancia de Sito Miñanco. Entre un Roque y otro, Tamar Novas (Santiago, 1986) ganó un Goya al mejor actor revelación por Mar adentro y descubrió el oficio que lo hace feliz. En octubre estrenará La zona, serie de los hermanos Sánchez-Cabezudo (Crematorio) para Movistar+.

-¿Qué balance hace de su vida entre ambos Roques?

-No sé si es la voluntad de encontrar casualidades, pero para mí es muy bonito que mi primer personaje se llamara Roque y que ahora esté haciendo otro personaje con este nombre, que tiene mucho sentido para mí. Además, las fiestas de San Roque son siempre una parte importante de mis veranos en Galicia. Ambos personajes coinciden no solo en el nombre, sino en el entusiasmo. Ha pasado muchísimo desde La lengua de las mariposas. Fue un azar maravilloso, me acerqué al oficio y el primer actor que conocí fue Fernando Fernán Gómez. Yo a estas coincidencias les busco un sentido, como buen gallego creo que las meigas me van cuidando.

-¿Cómo consiguió orientar bien su carrera empezando a una edad tan temprana?

-Para mí fue fundamental la familia. Creo que para un niño de 11 años un rodaje no es su ambiente natural. Fue un regalo, una oportunidad extraordinaria, pero no hubo después una ansiedad por seguir ese camino. En un principio me lo tomé como una casualidad y luego fui viendo que esto era una carrera de fondo en la que había que formarse. Hubo una parte de mucha voluntad. Y elegí tener la libertad de escoger dónde trabajar, aunque no sea fácil, y darle un sentido a las oportunidades.

-¿Quién es su personaje en «Fariña»?

-Los personajes de Fariña tienen casi todos una fuerte inspiración real. En el caso de Roque, es en gran parte ficción. Es un amigo de infancia del personaje de Sito Miñanco y actúa como contrapunto y como espejo. Es un tipo con una ambición desmesurada que le pasará factura. Los dos desarrollan una amistad muy bonita de contar y de interpretar.

-¿Y el de «La zona»?

-Las fechas de grabación de ambas series coincidían y me gustó ir pasando de un registro a otro, porque son personajes muy diferentes. La zona cuenta la gestión de una crisis humanitaria en una catástrofe nuclear. Aparte de que es algo que podría ocurrir, también funciona como metáfora de la gestión de una crisis, con comportamientos y emociones muy presentes en el día a día. Mi personaje es un médico, un científico que llega para ayudar.

-¿Tienen las series de pago un sello más de autor?

-Tanto Fariña como La zona tienen un componente de autor importante. Fariña tiene un sello propio muy grande, casi una excepción en la programación generalista. La diferencia con La zona es que en esta partíamos de ocho capítulos de menor duración. Como actor me he tomado ambas por igual. Son dos producciones muy cuidadas.

-Ahora, cuando las series son buenas, es un cliché decir que son películas de diez horas. ¿Hay que fundir ambos géneros?

-A mí me gusta decir que hay una buena serie o hay una buena película. Creo que tanto el cine como la televisión tienen la posibilidad de contar muy buenas historias que interesen, que tengan calidad, audiencia y muy buenos guiones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Tamar Novas: «Tanto en cine como en televisión se pueden contar buenas historias»