«Cuéntame cómo pasó» comienza temporada con el primer atentado yihadista en España

La Voz

TELEVISIÓN

Se trata de la número18 de la longeva serie de La 1, que incluye el regreso del personaje de Toni Alcántara, que fichará por TVE

12 ene 2017 . Actualizado a las 19:34 h.

Cuéntame cómo pasó regresa a la parrilla con una nueva tanda de capítulos que se corresponden con su temporada número 18. Las aventuras de la familia Alcántara, a la que desde el año 1968 les ha pasado casi de todo, vuelven con otro suceso histórico en España que marcará a los personajes de la serie de La 1: el primer atentado yihadista en España.

He nacido para hacerme la vida imposible es el título del primer capítulo de la nueva temporada de Cuéntame cómo pasó. En él los Alcántara verán de cerca de nuevo la muerte al estar muy cerca de el restaurante El Descanso, escenario de un brutal atentado en 1985, que tras ser reivindicado por un grupo yihadista islámico, ha sido considerado por las autoridades como el primero de estas características en España. Murieron 18 personas y más de 100 resultaron heridas. Los Alcántara están allí para celebrar el cumpleaños de Paquita, muy ilusionada con acudir allí a comer con su familia. Al llegar allí resulta que no tienen mesa y eso lo salvará de la masacre, aunque sí la verán desde fuera. Paquita incluso se llega a plantear si ella vio al joven que puso la bomba, y que en la vida real nunca llegó a ser identificado por la policía, lo que arroja aún más misterio al suceso.

El Descanso era un restaurante frecuentado por miembros del ejército estadounidense, debido a su cercanía a la base de Torrejón de Ardoz. Tras más de treinta años, Cuéntame recupera este atentado para su trama, del que nunca pudo esclarecerse su autoría real, ni tan siquiera el tipo de explosivo que se había utilizado, aunque sí que se trataba de una bomba casera. Tras los atentados del 11-M se llegó incluso a dar el nombre del supuesto autor, que con el paso de los años se habría convertido en una de los hombres de confianza del mismísimo Bin Laden.  

Los nuevos capítulos comienzan con «un regalo» para los fieles telespectadores de Cuéntame cómo pasó: los primeros 17 minutos, que transcurren en Bruselas y Madrid, serán en un plano único, sin cortes, según explicó Imanol Arias en RNE. El escenario de la serie se traslada a Bruselas siguiendo los pasos de Carlos Alcántara, que disfruta de su nueva vida junto a su novia, Julia, en la capital belga. Esta temporada del personaje protagonista, que además narra la historia en primera persona en la voz de Carlos Hipólito, seguirá con su corazón dividido entre los dos amores de su vida, Karina y Julia. Eso sí, ahora conocerá al marido de su eterna vecina, que encima, parece que le caerá bien. 

Los Alcántara vivirán muchos momentos intensos. Paquita y Miguel emprenderán una nueva aventura en Benidorm, mientras Antonio y Merche querrán sumarse a la moda de vivir en un adosado, y una de las sorpresas de la temporada la dará la entrañable Herminia, que cumplirá su «amenaza» de irse a una residencia. 

Los vecinos de San Genaro vivirán también las protestas contra la visita de Reagan, el fenómeno «yuppie», el auge del ecologismo, el movimiento internacional contra la caza de ballenas, la primera huelga general contra el gobierno del PSOE, el secuestro de un avión de la TWA, la llegada del IVA y la televisión matinal.

Esta 18 entrega presenta a nuevos personajes como Olga (Cristina Marcos), que se hará cargo del bistró Paris-Nalón; Abraham (Miguel Canalejo), el hijo de Olga, y Carlota (Lucía Quintana), directora del centro de planificación familiar.

La serie estrena también una renovada cabecera: 

La vuelta de Toni

Aunque en la pasada temporada la marcha de Toni Alcántara, el personaje interpretado por Pablo Rivero, supuso un duro golpe para los fans de la serie, solo unos meses después de su salida de la serie, que nunca pareció definitiva, se conocía que Toni regresaba a San Genaro. Tras quince años en la serie, Rivero hacía un balance positivo de su paso por la ficción de TVE: «Me ha aportado aprendizaje, disfrute, amor a la profesión, la oportunidad de estar en el medio. Es un lujo haber hecho otros trabajos muy diferentes en los que aplicar lo que he aprendido de este personaje. Es uno de los motivos por los que Toni ha crecido mucho. El problema no es encasillarse, sino coger vicios como actor. También está muy bien que haya distintos directores, guionistas, porque cada uno va dando su personalidad y la serie respira», afirmaba. «La gente a la que le gusta Toni Alcántara va a llorar bastante», explicaba a ¡Hola! con motivo de su adiós.