Polémica en las redes por el último programa de «Salvados» sobre Mercadona

Las críticas de los trabajadores de la empresa valenciana se volvieron en contra del espacio de Jordi Évole, al que recordaron la oferta laboral sin remuneración ofertada en el 2012


Redacción

Este domingo Jordi Évole se propuso encontrar las luces y sombras que se esconden tras el éxito de Mercadona, una compañía que en el 2015 generó unos beneficios de 611 millones de euros, lo que supuso un incremento de 68 millones respecto al ejercicio anterior. El modelo de la cadena de supermercados valenciana que preside Juan Roig ha conseguido que el 82 % de los productos que lanza al mercado tenga éxito, según un estudio del instituto Cerdá y todo eso siguiendo con la política de precios siempre bajos de la cadena.

Y si no existen peros en su modelo empresarial y su política de I+D, la cara menos amable de Mercadona aparece en el trato con sus trabajadores, sobre todo cuando caen enfermos y necesitan una baja laboral, según el relato de María, una trabajadora gallega, y de Roberto, un excoordinador de uno de los supermercados.

Al mostrar las diferentes caras de una misma realidad, desde Salvados volvieron a conseguir que se generase un debate en las redes sociales entorno al Fenómeno Mercadona. Y en el universo Twitter hubo de todo. No tardaron en salir defensores y detractores de la cadena de supermercados que con humor, mala leche o ironía ofrecieron su punto de vista. 

Pero quizá lo que no esperaban en Salvados, es que el programa se les volvise en su contra. Una de las críticas que más visibilidad tuvo en la red social fuese precisamente hacia ellos y su forma de buscar becarios en el 2012. Algunos usuarios de Twitter aprovecharon la emisión del programa para recordar una oferta de empleo de la productora El Terrat -que aquel año era la encargada de producir el programa de Évole- en la que se buscaban redactores para hacer prácticas sin remuneración a cambio.

La polémica suscitada en el momento en el que se publicó la oferta laboral y la repercusión que tuvo obligaron a la productora a eliminarla a las pocas horas de su publicación.

Y ese no fue el único caso. Desde Twitter los instaron a hacer un programa en el que se analicen las ofertas de trabajo de La Sexta y no solo de Mercadona, y lo acompañaron de una oferta de empleo del programa Equipo de Investigación en la que se ofrecían unas prácticas de 300 horas sin remuneración.

Las críticas recibidas por el programa de La Sexta guardaban cierto parecido con lo que comentaron los trabajadores de Mercadona sobre la empresa valenciana. María y Roberto coincidieron en que la estabilidad laboral que les ofrecía su contrato hizo que durante unos años estuviesen a gusto con su puesto y la manera en la que se trabajaba dentro del supermercado. Sus quejas se centraron en el trato recibido y la «persecución» hacia los empleados cuando alguien necesita una baja laboral.

«Los primeros años tuve suerte de no enfermar, y digo suerte porque en Mercadona hay una prohibición no escrita de caer enfermo», admite la trabajadora. «He ido a trabajar con una tendinitis que se me agravó por tratar de aguantar. Al llegar a la Mutua, el médico me giró la pantalla y pude leer 'para Mercadona no se conceden bajas'», afirma. La solución de la empresa pasó por adaptar su puesto y así acudir a trabajar tres horas con el brazo en cabestrillo y una férula. «Todo era forzar para que no cogiera la baja», declaró.

María: «Existe una prohibición no escrita de caer enfermo»

La situación de Roberto fue muy similar. «Tuve una rotura en el tendón de aquiles y estuve dos meses cojeando por la tienda con el tendón a medio soldar. Porque cuando alguien se coge la baja, en Mercadona se enciende la alerta», explicó.

Roberto: «A quien coge la baja le ponen la 'T' de terrorista»

Para un abogado laboralista al que acudieron para analizar la situación, el problema reside en que Mercadona es una empresa autoaseguradora y como tal «está exenta de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social ya que es ella misma la que paga al trabajador cuando está de baja». Y aunque señala que este procedimiento es completamente legal, lo que sucede es que «cuanto menos tiempo esté de baja un trabajador, más beneficio económico obtiene la empresa». «Estar de baja no es motivo de despido, pero utilizan otros argumentos como llegar tarde o no ir maquillada para hacerlo. Intentan aburrir a la persona para que se vaya o terminar echándola», explicó el antiguo jefe de tienda.

Sin embargo, desde la empresa niegan cualquier tipo de persecución hacia sus empleados respecto a la política de bajas. Toni, el responsable de comunicación de la empresa, y Patricia, la encargada de las relaciones externas, se defienden de estas acusaciones asegurando que la ganancia de Mercadona «está en vender lechugas y que sean las mejores posibles».

Patricia: «Cualquier despido tiene que tener unas causas muy tasadas y recogidas»

«Tenemos un convenio y cualquier despido tiene que ser por causas tasadas y recogidas en él. No hay posibilidad de invención. Son reglas del juegos pactadas y respetadas», expone Patricia, quien defiende la forma de actuar de la empresa: «El modelo es muy bueno, pero como humanos cometemos errores».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos
Comentarios

Polémica en las redes por el último programa de «Salvados» sobre Mercadona