Juego de tronos, el libro, la serie y la paradoja


Es una paradoja. El autor de la saga literaria de Juego de tronos sufre (en silencio) el éxito de la serie televisiva basada en sus libros.

George R. R. Martin vendió hace muchos años los derechos de su monumental obra, el mayor fenómeno del género fantástico desde Tolkien, a la productora HBO. Cuando lo hizo, seguramente soñó con que la tele le traería legiones de nuevos lectores. Colaboró en el proyecto de forma entusiasta, y firmó guiones de capítulos a lo largo de las diferentes temporadas. No pensó que aquella firma supondría, a la larga, una gran pesadilla.

ECanción de hielo y fuego constará de siete libros. Hasta la fecha han sido publicados cinco. El último, Danza de dragones, vio la luz hace 5 años, cuando la serie comenzó a emitirse. Desde entonces el escritor ha luchado contra el reloj. Y ha perdido. La serie ya ha superado a los libros. Cuenta muchas cosas que los lectores no han leído. Y otras que él no ha terminado de escribir.

 Es un gran drama. Martin conservará a muchos lectores. Pero habrá perdido a gran parte de los nuevos, a los que la serie satisfará. Cada vez que lo piense, lamentará ser lento. En esos momentos, tal vez le gustaría adentrarse en su mundo de ficción. Donde son posibles los viajes en el tiempo. Donde se puede reescribir el futuro. Y donde se puede ordenar a algún personaje que mantenga cerradas ciertas puertas. Para ganar tiempo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Juego de tronos, el libro, la serie y la paradoja