El regreso de Rajoy a TVE


Tras una larga e inexplicable espera (desde el 2012 no ofrecía una entrevista en TVE), Rajoy vuelve esta noche a la cadena pública. El interrogatorio, clásico, se aderezará con las preguntas de doce ciudadanos anónimos, unas cuestiones siempre interesantes (porque reflejan lo que más les preocupa) pero que en esta ocasión pierden frescura y riesgo de sorpresa al haber sido grabadas previamente. Una emisión en diferido que ayuda a sembrar la duda sobre un posible cribado (aunque no haya sido así), unas suspicacias que en nada benefician ni al ente, ante su descrédito social, ni al propio presidente popular, caricaturizado por su recelo a los medios. Por ello, cuesta entender cómo se opta por este modelo, máxime tras la enorme aceptación del valiente, poco pactado y menos encorsetado debate de Salvados.

El formato, aunque se hayan buscado similitudes, se distancia mucho de Tengo una pregunta para usted, un espacio en el que los entrevistados se sometían en directo a muchas preguntas incómodas y en el que los ciudadanos podían replicar, algo imposible en este caso (no estarán en el plató). Un modelo de servicio público al que sí emuló La calle pregunta, una sección incluida este año en la tertulia sabatina de La Sexta. Al programa acudieron muchos candidatos a la Moncloa. Faltó uno, Rajoy.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El regreso de Rajoy a TVE