Otra estrella económica


Me tienen maravillada estos nuevos telepredicadores económicos que se han convertido en estrellas mediáticas y que hablan con tanto apasionamiento de los datos de la seguridad social o el paro como Aguasantas e Ylenia del número exacto de croquetas que se comió Belén Esteban. Es otra puerta que se ha abierto en la televisión y que es tendencia imparable. Si una coge el mando a distancia el sábado por la noche se encuentra a distintos profesores iluminándonos con esas pizarras llenas de histogramas que en principio vienen a ponerle el tono empírico a la velada. Que luego como toda energía catódica se transforma en teoría, o sea, en la ideología que cada uno lleva detrás. Y después en lo más parecido a un sarao -empírico, pero sarao-, que es lo que realmente triunfa en televisión. Porque en habiendo show la parte de los datos se reduce al desequilibrio natural de sumar entretenimiento y economía. Que, a ver, se pueden llevar bien diez segunditos de porcentajes y gráficos, pero si no se pone un poco de tensión en el plató de poco sirve el baile de los números. El último en salir a la pista ha sido Daniel Lacalle, que le ha puesto tanto ímpetu que como siga así va a acabar con el liderazgo de Marhuenda en La Sexta Noche. Es todo un fichaje de la mano de Esperanza Aguirre. Digno de cualquier reality show.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Otra estrella económica